Mientras en la capital algunas personas se dedican a vandalizar las paredes, otras buscan el sutento diario en las monedas que llevarán a casa; en el centro y la conurbada el graffiti invade cualquier superficie alcanzable y los "artistas" no son castigados.
Fotos: Luis Flores / DDM