Cuando los turistas abordan el paseo en lancha que los locales ofrecen en la zona más concurrida de  Acapulco , la parte del recorrido consiste en conocer las casas de famosos que adquirieron sus inmuebles en una época en las que dichas playas eran las preferidas para vacacionar.

Artistas como Juan Gabriel, Germán Valdés "Tin-Tan" , e incluso Luis Miguel , fueron parte de las estrellas que se adueñaron de grandes mansiones ubicadas en uno de los puertos más populares de México ; sin embargo, algunos ya fallecieron y otros se olvidaron por completo de sus propiedades, tanto que ahora solo quedan paredes deterioradas que debido a su historia se han vuelto un misterio.  

Hace una semana, un grupo de jóvenes irrumpió la vivienda del  'Sol de México'  para exhibir las malas condiciones del lugar que hace ya varias décadas fue sede de incontables fiestas y eventos sociales. No obstante, el daño que presenta la construcción del cantante es poco si se realiza la comparación con otra mansión cuya relevancia también recae en el renombre de quien fue su dueño.

Casa de 'Cantinflas'

Mario Moreno ' Cantinflas ' fue otro de los famosos que compró su propia residencia ubicada en las playas de  Acapulco . De acuerdo con pobladores del lugar, el actor disfrutaba estar encerrado en su propiedad para leer, descansar y ver el atardecer en el puerto desde su enorme jardín.

El domicilio de grandes dimensiones contaba con chimenea, alberca, sala de billar, comedor con capacidad para 25 personas así como espectaculares balcones, su principal atractivo. En 1993, tras la muerte del intérprete, el inmueble quedó abandonado y ahora, a 28 años de su fallecimiento, sólo quedan vestigios de lo que un día fue.  

Las condiciones en las que actualmente se encuentra la casa fueron documentadas por dos tiktokers que a través de sus redes sociales compartieron su deteriorado aspecto.

En las imágenes difundidas por los jóvenes Rolando Astudillo y Luis Mojica se observa la gran estatua de ' Cantinflas ' parado frente al mar con toda la construcción detrás de él en estado dañado.   

Gracias al uso de drones y otros dispositivos electrónicos es que se pueden apreciar los detalles en los muros y algunos otros espacios, sin embargo, al ser una propiedad privada ya la venta, no fue posible conocer el resto de la instalación.