Culiacán, Sinaloa.- José Arturo y José Nicolás eran jovenes trabajadores, buenas personas que quedaron en medio de la balacera, venían de entregar unos muebles del Centro de Ciencias cuando mandaron un mensaje a su jefe diciendo de la balacera, les dijeron que se quedaran resguardados pero quizás por temor avanzaron y fueron acribillados.

A ellos las autoridades los reportaron como si fueran delincuentes, lo que tiene indignados a sus familias y a sus compañeros de trabajo.

De forma extraoficial se dijo que en las pruebas de pólvora que les hiciero salieron limpios, ahora amigos y conocidos quieren que sus nombres sean limpiados y que se les repare el daño que les hicieron.

Los recuerdan como hombres de bien, buenos trabajadores, no faltaban y como prueba de esto están clientes compañeros de trabajo de Dimsa la empresa en la que trabajaban que es su aval de que no son delincuentes.