El escultor Víctor Manuel Contreras y el poeta Pablo Rubén Villalobos, así como su esposa, Laura, disfrutaron una agradable reunión en casa del artista plástico.
Ambos maestros se regalaron simbólicas obras de su extensa creación; el maestro Contreras obsequió al poeta la hermosa réplica de su famosa escultura “La Paloma de la Paz”, instalada en la glorieta de ese nombre al norte de Cuernavaca, con los explicativos orales correspondientes, por lo que guarda su bella simbología.
Por su parte, el poeta Pablo Rubén regaló al escultor sus obras “Ave y Estrella”, “Réquiem y Espejo”, “Canto a México, Tierra de la Libertad”, así como “¡Zapata! Obra-Hombre-Traición y Oración”, todas ellas conocidas y admiradas por el maestro Contreras; además, le entregó un facsímil del Plan de Ayala con la firma de todos los revolucionarios que lo suscribieron y con la transcripción total del histórico Plan Revolucionario al reverso.
Los amigos compartieron agradables remembranzas y disfrutaron una rica comida, cortesía del maestro Contreras, anfitrión de esta reunión.

Por: DDM STAFF