En tiempos en los que la economía del país genera incertidumbre, es mejor evitar errores financieros que pueden convertirse en deudas abismales. Siete maneras de no cometer esos pecados que impactan tu bolsillo.

1. Lujuria: Comprar sin tener con qué. Es común que las personas se hagan autopréstamos, es decir, gasten hoy para reponer después. 
El consejo que te damos puntualmente es mejor no caigas en la tentación, ya que todos los meses tenemos que cubrir los rubros del presupuesto, y sumar el monto que tomamos prestado puede resultar muy difícil. 

2. PEreza: ¿Ahorrar para qué? Ordenar las finanzas es el camino para no cometer este pecado, así que clarifica cuánto ganas y cuánto gastas. Podría ser útil hacer una lista de tus ingresos y egresos para establecer en qué rubro estás destinando dinero de más que puedes usar para ahorrar.

3. Gula: Gastemos, luego veremos. El 39 por ciento de las personas que participaron en un estudio dijeron ahorrar lo que les queda después de ejecutar sus gastos. Esto, por lo general, indica que al final no tendrás nada para ahorrar o podrías llegar a necesitar crédito. La sugerencia es crear una categoría de ahorro en tu presupuesto para asumir este valor como otro deber financiero.

4. Avaricia: Todo lo quiero. No disfrutar del dinero también es un pecado, dicen los especialistas financieros. Lo importante no es acumular, sino saber gastar de manera inteligente y destinar nuestros ahorros a productos financieros que nos generen mayores rendimientos que tener el dinero guardado bajo el colchón.

5. Ira: Nunca tengo dinero. Las personas que repiten con frecuencia ‘no tengo dinero’, según los especialistas, requieren un cambio de mentalidad y un plan de acción para organizar su dinero. Evitar compras innecesarias te ayudará a encontrar espacio para el ahorro. 

6. Envidia: Todos pueden menos yo. Cuando se organizan las finanzas, además de los gastos, se pueden cubrir algunos gustos. Los especialistas recomiendan 70 por ciento para vivienda, salud, educación y transporte, y el 30 por ciento para ahorro, entretenimiento o gustos personales.

7.Soberbia: Hoy por mí, mañana por mí. El orgullo no sirve cuando se tienen problemas financieros. Seguir una vida de lujo sin poder hacerlo sólo agranda el hueco. Ser humilde, aceptar y enfrentar los problemas para poder resolverlos es clave.

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...