La Fábula


Un lobo pensó un día cambiar su apariencia para así obtener comida de forma más fácil.

Ni corto ni perezoso, se metió dentro de una piel de oveja y se fue a pastar con el rebaño, despistando totalmente al pastor.

Al atardecer, fue llevado junto con todo el rebaño al granjero, donde le cerraron la puerta para que ningún lobo entrara a comerse a las ovejas. Sin embargo, en la noche, el pastor entró buscando la cena para el día siguiente, tomó al lobo y, creyendo que era un cordero, lo sacrificó al instante.

 

¿Cuál es la moraleja de la historia?


También te puede interesar