compartir en:

Temixquenses, simpatizantes de la extinta alcaldesa Gisela Mota Ocampo, concluyeron el ayuno y levantaron ayer por la noche el campamento que montaron en la entrada del Congreso del Estado. 
    Asimismo, anunciaron la formación de un Consejo Popular, con el que, adelantaron que continuarán la lucha que iniciaron para que la presidenta municipal suplente, Irma Camacho García, sea destituida del cargo.
Lo anterior, después de que los diputados locales les informaron ayer que no habían tomado una decisión sobre su solicitud de revocarle el mandato a la edilesa en funciones, pese a que la ley ampara a esta última.
Los simpatizantes de Gisela Mota (finada) y su madre, Juana Ocampo, volvieron a marchar por las calles del Centro de Cuernavaca, partiendo desde la glorieta del Niño Artillero y durante casi cuatro horas bloquearon la calle Matamoros, frente al Congreso.
Una comisión fue atendida por los diputados locales, encabezados por la presidenta de la Junta Política, Hortencia Figueroa Peralta, quienes les informaron que continuaban en análisis de la petición de revocar el mandato a Camacho García.
La respuesta no gustó a los inconformes con el gobierno de Irma Camacho García, así como a las mujeres que mantenían el ayuno, entre ellas la hermana de Gisela Mota, Leticia Mota Ocampo.
Calificaron de pasivos a los legisladores e “insensibles” ante la huelga de hambre, por lo que habrían decidido levantar el campamento y recurrir a otras medidas de presión, como el bloqueo de la autopista a Acapulco, lo que dijeron se dará durante los próximos días, por lo que de presentarse, se prevén caos vehicular y pérdidas para el comercio establecido como se ha dado últimamente.