compartir en:

Puente de Ixtla, MORELOS.- La alcaldesa de Puente de Ixtla, Dulce Medina Quintanilla, recientemente permaneció arrestada seis horas por no cumplir con una sentencia del Tribunal de Justicia Administrativa (TJA), indicó el magistrado Martín Jasso Díaz.
Explicó que se determinó esta medida ya que la presidenta no ha acatado con el cumplimiento en tres asuntos, por lo que en caso de continuar negándose a llegar a un acuerdo podría ser destituida del cargo.
“Este tribunal ha ordenado el arresto en la última fecha de la presidenta municipal de Puente de Ixtla por seis horas, el monto que tienen son variados, son cerca de tres asuntos y quizás sumen aproximadamente como un millón de pesos, tenemos que seguir con el requerimiento”, explicó.
Abundó que esta situación no es privativa de Puente de Ixtla, sino del resto de las comunas, entre ellas se encuentra Cuernavaca, en donde al menos en la Primera Sala del TJA, el ayuntamiento capitalino tiene un adeudo de millón y medio de pesos, que en caso de no cumplir se harían acreedores a diversas medidas de apremio, que van desde multas hasta órdenes de destitución.
De igual manera ya se han ejecutado arrestos al cabildo de Ciudad de Ayala por la misma situación, es por ello que consideró necesario que los alcaldes tengan consciencia y busquen generar acuerdos con las partes demandantes, al insistir que es un mandamiento que deben de cumplir.

"Todos los ayuntamientos tienen alguna sentencia; hay algunos ayuntamientos que tienen sentencias cuyas cuantías van de los 200 a 500 mil pesos.”  Martín Jasso Díaz, magistrado del Tribunal de Justicia Administrativa

El TJA no está buscando destituir a los alcaldes sino que las sentencias sean cumplidas

Seguirán con los arrestos para la alcaldesa y en caso de encontrar negativas se procedería a su destitución

1 millón de pesos aproximadamente es el monto adeudado en Puente de Ixtla.

Problema. El Ayuntamiento de Puente de Ixtla no ha atendido cabalmente sus obligaciones laborales, por lo que el TJA ha tomado medidas de apremio.

Por: Omar Romero / [email protected]