CUERNAVACA, MORELOS.- En el segundo domingo de Adviento, el Obispo de la Diócesis de Cuernavaca, Ramón Castro Castro, invitó a la feligresía a trabajar en la conversión. 

Como cada domingo, en su mensaje dominical, Monseñor Ramón Castro, también secretario general de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), recordó que el Adviento es el tiempo de preparación para celebrar la Navidad e inicia cuatro domingos previos al nacimiento de Jesús.  

Esta etapa se divide en dos partes, las dos primeras semanas sirven para meditar sobre la venida final del Señor, cuando ocurra el fin del mundo; mientras que las dos siguientes semanas sirven para reflexionar sobre el nacimiento de Jesús y su llegada en la historia del hombre en Navidad. 

El obispo pidió a la feligresía seguir trabajando en un cambio pleno de vida, “sin máscaras, sin camuflajes, una verdadera conversión, porque a veces solo es de tipo moral, es una parte, pero no es todo lo que implica la conversión, es un cambio profundo en la manera de pensar, de sentir, de obrar”. 

Aseguró que nadie es inútil en el mundo, “todos tenemos una misión y responsabilidad, entonces a cumplirla”. Lamentó también que en la actualidad, en el mundo existe el gran pecado de la apatía, que domina a muchos. 

El obispo insistió en convocar a ayudar a los demás en sus necesidades, a ser solidarios con los más pobres. 

Ramón Castro. Obispo de la Diócesis de Cuernavaca.

Por: Marcela García  /  marcela.garcia@diariodemorelos.com  

Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado