Las cosas como son.

La tradicional feria anual del pueblo de San Miguel Acapantzingo, ahora barrio conurbado de Cuernavaca, se ha organizado por más de un siglo con el esfuerzo de los mayordomos y entusiastas vecinos de ese rincón todavía con sabor provinciano. Esta vez inició ayer viernes por la tarde-noche y termina mañana domingo. Los organizadores cuentan con el apoyo, permisos y otros documentos oficiales de los que me proporcionaron copia; tanto de Protección Civil, Policía Preventiva, Policía Vial; y el gobierno del Estado envió ayer viernes por la tarde la banda musical. 

Atendiendo a los vecinos y a los permisos de la autoridad Municipal, NO hay venta de bebidas alcohólicas, NO hay juegos mecánicos; habrá castillo con fuegos pirotécnicos hoy por la noche SIN cohetes ni cohetones en él área. 

A estas fiestas le corrieron, por escrito, una muy atenta invitación a su vecina, la nueva directora del INAH -cuyas oficinas se encuentran en la Casa Olindo de Maximiliano frente a la parroquia en la calle donde se efectúa esa feria- escrito en el que le explican que no habrá juegos mecánicos, ni quema de cohetes. Sin embargo, la señora les contesta en un oficio posterior, con copia al señor Obispo y otras autoridades eclesiásticas; que respecto de “los juegos mecánicos que se colocarán, NO podrán hacerlo debido a las afectaciones al inmueble por el pasado temblor; que se harán acreedores a las responsabilidades que ello implica; y que esa institución tiene el compromiso -fecha- para entregar los inmuebles históricos bajo su administración” ya restaurados, como es esa Casa de Maximiliano que reconoce, “no resultó con afectaciones estructurales severas” como tampoco la parroquia que ya ha sido reparada, entregada y ya en funciones. Finalmente, en base a sus brillantes razonamientos, les da indicaciones de que, “NO SERÁ POSIBLE (así) la instalación de la feria sobre la calle de Matamoros -calle secundaria con escaso tránsito que cuanta con vías alternas- y que utilicen otros espacios en el interés de propiciar la protección e integridad física de las personas que asistan a la feria”, esto, cuando no es la autoridad competente. Pero no paró ahí, dos días antes de la feria, la directora mandó plantar unos polines con maya ciclónica a media calle, y con vigilancia privada, para impedirles el uso de ese espacio público.  

Ante estas circunstancias, mayordomos y organizadores, previa invitación, me hicieron saber de esa tajante prohibición y del trato déspota de que fueron objeto de parte de la titular del INAH. Como cronista de la ciudad, a quien compete preservar las tradiciones, les comenté que realizaran su feria en el lugar tradicional, aunque reducido de manera arbitraria.

El Instituto Nacional de Antropología e Historia, INAH, es el organismo del gobierno federal fundado en 1939, para garantizar la investigación, conservación, protección y difusión del patrimonio prehistórico, arqueológico, histórico y antropológico de México. La antropología es precisamente la ciencia que estudia los aspectos físicos y las manifestaciones sociales y culturales de las comunidades humanas, a las que debe proteger y preservar enfatizando su cultura.

La feria de San Miguel Acapantzingo se festeja los días 29 de septiembre de cada año, y esta vez cayó en fin de semana, por lo que no se retrasaran las reparaciones en la Casa Olindo, que además se hacen dentro de las instalaciones.

Desde el día 28, los vecinos del pueblo, por tradición, arreglan sus fachadas, y pasan la noche en vigilia haciendo sendas de cruces, al amanecer empieza la animación, sus habitantes se apresuran a colocar en los árboles del frente de su casa la famosa Cruz de flor de Pericón que ha de defenderlos del diablo que en esa fecha anda suelto penetrando en los hogares. Año con año se renueva esa costumbre y las cruces permanecen en casas y campos hasta que las destruye el tiempo. La fiesta del Pericón, tomó fuerza en el siglo XVII, es de tal importancia para todos los morelenses, que una calle principal de la ciudad lleva el nombre de Pericón. 

En la actualidad, el comité organizador acude de casa en casa a solicitar ayuda económica para realizar la fiesta de su santo patrono, compromiso que les ha sido heredado por sus ancestros. 

No dejemos perder nuestras tradiciones, este sábado 29, desde las siete de la mañana la Estudiantina Cuernavaca entonó las mañanitas acompañados por el pueblo, donde se ofreció café caliente. Hoy a las 11 am empieza la kermés por todo el día. A las 13:15 horas, la mayordomía ofrece una comida en Avenida Ruiz Cortines 56, en la Cocina Mexicana doña Chela. A las 14;15 horas se presentan los animados chinelos con su banda recorriendo las calles. A las 16 horas se presenta el grupo de danza Tepenahui y música en vivo “Kuikatl Huitzilin”. A las 18 horas Misa solemne. A las 20 horas habrá un evento sorpresa. Y a las 21:30 la quema de castillo con fuegos pirotécnicos sin cohetes ni cohetones. El domingo, continua la kermés hasta la tarde, y por la noche se recogen los puestos, quedando libre la vía publica el lunes.

Los esperamos

P.D. Hasta el otro sábado

La tinta del cronista
Carlos Lavín Figueroa
carlos_lavin_mx@yahoo.com.mx