Luego de celebrarse la tercer y última audiencia entre el árbitro Adalid Maganda y la Federación Mexicana de Futbol, y no existir un fallo, el silbante inició huelga de hambre, a las afueras de la Femexfut.