compartir en:

Caracas.- Dos jóvenes murieron hoy a balazos y al menos otros 10 resultaron heridos en una huelga nacional de 24 horas convocada por la oposición en Venezuela contra la Asamblea Constituyente propuesta por el presidente Nicolás Maduro.

La Fiscalía General confirmó la muerte de dos jóvenes, además de 10 heridos, pero la oposición señaló en su balance que los decesos serían cuatro y los heridos 20.

Los jóvenes ultimados fueron identificados como Ronney Tejera, de 24 años, en la región norteña de Miranda, y Andrés Uzcátegui, de 23, en el estado central de Carabobo.

Con los hechos de este jueves se elevó a 97 el número de fallecimientos desde que comenzaron las protestas contra el gobierno de Maduro hace más de 100 días.

La alianza opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD) presentó un balance del paro cívico y calificó la jornada como exitosa. Lamentó sin embargo el saldo de cuatro muertos, según sus cifras.

La oposición felicitó el respaldo popular en términos de desobediencia, pero el gobierno dijo que el llamado de la oposición a la paralización de la economía fue un "fracaso".

La huelga fue convocada en vísperas de la llamada "hora cero", que podría ser una acción más prolongada.

El primer vicepresidente de la Asamblea Nacional (Congreso), Freddy Guevara, presentó el balance de la oposición y dijo que la manifestación marcó un precedente en la lucha del pueblo venezolano.

Añadió que la huelga fue acatada en las 24 regiones del país y que alcanzó un promedio de 85 por ciento de respaldo.

Expuso que en el sector privado la paralización llegó al 90 por ciento y que en ministerios y empresas del Estado, gobernaciones y alcaldías fue de 70 por ciento.

A la vez, recordó que el llamado a huelga fue en respuesta al mandato que dio al país la consulta opositora del domingo, que realizó al margen del sistema electoral formal, en la que afirmó que 7.5 millones de electores rechazaron la Constituyente de Maduro.

Su colega de bancada, José Manuel Olivares, señaló que la jornada se saldó con cuatro víctimas fatales, entre las cuales están dos confirmadas por el Ministerio Público.

Agregó que registraron cerca de 20 heridos de bala en todo el país y responsabilizó a los cuerpos de seguridad de reprimir a los manifestantes.

"Este fue un paro cívico, con llamado a no asistir al trabajo y bloqueos de calles. Cuando no aparece la policía o la Guardia Nacional no pasa nada en las protestas", aseveró.

En la jornada, brigadas de la Guardia Nacional (policía militarizada) y de la Policía Nacional recorrieron sectores de Caracas para dispersar con perdigones y bombas lacrimógenas las protestas.

La policía intentó dispersar los bloqueos en las vías, construidos con troncos de árboles, basura y escombros, en barrios populares del oeste de Caracas.

La paralización se cumplió en mayor magnitud en el este de Caracas, donde sus zonas residenciales representan un bastión opositor.

Maduro rechazó las amenazas de Washington de aplicar sanciones económicas si continúa adelante con la Constituyente, al señalar que ningún gobierno extranjero puede darle órdenes.

"Está Estados Unidos tratando de darle órdenes a Venezuela para que yo suspenda la Constituyente. ¿Podrá un gobierno extranjero darle órdenes a nuestra patria? Ellos le darán ordenes en inglés a la derecha (oposición), pero aquí mandamos los venezolanos", advirtió.