compartir en:

CUERNAVACA, MORELOS-El sismo del pasado 19 de septiembre nos recuerda que nuestro Estado de Morelos se encuentra en una zona de alta sismicidad. A lo largo de nuestra historia se han registrado infinidad de temblores de diferente intensidad y en distintas localidades. Muchos registros aparecen en crónicas, pero principalmente en Diarios Oficiales. Aquí hacemos un recuento de algunos de estos:  

1540
El primer sismo del que se tiene memoria ocurrió ese año. El movimiento telúrico se reportó con “bramidos subterráneos del Popocatépetl”, los cuales se escucharon hasta cuatro leguas (22.29 kilómetros aproximadamente) y fueron precedidos de ceniza volcánica lanzadas por el coloso.

1° de mayo de 1678
El padre Juan Antonio Rivera, capellán del hospital de Jesús de Nazareno, de la Ciudad de México, escribió lacónicamente en su diario: “Mayo, día primero. A las diez de la noche tembló la tierra de México, por espacio de seis credos...”
En el pequeño pueblo de Tequesquitengo la tierra se estremeció, fue entonces cuando las casas más endebles empezaron a desplomarse. En completa oscuridad, el pueblo empezó a hundirse repicando las campanas del templo. A la mañana siguiente, los habitantes que sobrevivieron a la catástrofe vieron con espanto que en donde se encontraba su pueblo había una gran oquedad que iba llenándose paulatinamente de agua.

7 de abril de 1845
Aproximadamente a las 15:30 horas se registró un fuerte sismo que se sintió en toda la entidad, resultando afectados principalmente los distritos de Cuernavaca, Cuautla, Tetecala, Jojutla y Puente de Ixtla. El sismo tuvo varias réplicas hasta el día 11 de abril, afortunadamente no existieron desgracias personales, pero sí se reportaron edificios dañados y casas con cuarteaduras.
En la Catedral de Cuernavaca se cuarteó el cañón de la bóveda y el tercer cuerpo del campanario (el superior) sufrió severos daños, aunque ya estaba estropeado debido a que varios años antes le cayó un rayo. También se cuartearon las paredes del Palacio de Cortés que era la sede del cuartel de Policía y la cárcel. El fenómeno causó gran consternación y espanto entre la población.
En Tepoztlán, la iglesia de la Natividad, del siglo XVI, sufrió graves daños, su bóveda se cuarteó y las dos torres se fracturaron, razón por la cual tuvieron que reedificarse completamente. En Coatlán del Río al menos tres casas se vinieron abajo y en algunas partes la tierra se abrió. 
En Tetecala el juez primero de paz Crecencio Ortega le reportó al prefecto del distrito de Cuernavaca la situación ruinosa en el que se encontraban los templos, edificios públicos y particulares, por lo que se tuvo que evitar que los pobladores se acercaran a estos inmuebles hasta que fueran reparados. La torre del campanario de la iglesia quedó completamente dañada y el tabernáculo o altar mayor quedó igualmente inútil. La escuela o como le llamaban “establecimientos de primeras letras” se cuarteó, por lo que se suspendieron las clases.  Sólo se reportó la caída de una casa.

Agosto de 1857
En Yautepec, a las 11:20 horas se sintió un fuerte temblor que echó abajo la cúpula de la torre del templo principal. El resto del edificio, la casa cural y las escuelas quedaron “amenazadas de ruina”. 

7 de octubre de 1873
A las tres de la mañana, en el poblado de Xochitepec se sintieron varios temblores de tierra, acompañados de ruidos subterráneos, apareciendo en la plaza varios manantiales de agua cristalina con un fuerte olor a sulfuro.  

19 de julio de 1882
A las 2:30 de la tarde se sintió un sismo en todo el territorio del estado. El último cuerpo de la torre de la Parroquia de la Asunción (hoy Catedral de Cuernavaca) quedó en estado de ruina, “que es forzoso derribarlo”. Ese mismo año fue reconstruido, razón por la cual esa sección es diferente a las otras dos. 
Yautepec es la población que más daños sufrió. El templo principal quedó todo cuarteado y la torre, así como el curato en estado de ruina. La escuela de niños quedó bastante maltratada y la de niñas inservible. En todas las poblaciones se cuartearon muchos edificios, especialmente en Jonacatepec. En Alpuyeca se desplomó el templo. 

28 de julio de 1957
Un  fuerte temblor de magnitud 7.9 se sintió a las 2:43 horas, su epicentro se registró en las costas de Guerrero, cerca del Puerto de Acapulco. La zona más afectada fue la del centro del país: en total hubo un saldo de 700 muertos y 2,500 heridos. En la Ciudad de México el sismo dejó 70 muertos y numerosos edificios destruidos y se recuerda como “El terremoto que tiró el Ángel de la Independencia”. Los morelenses solo sufrimos un fuerte susto.

24 de octubre de 1980
Fuerte sismo de 7.1 grados en la escala Richter con epicentro a 19 km al oeste de Acatlán de Osorio, Puebla, golpeó el centro del país a las 13:14 horas, sintiéndose particularmente en el Estado de Morelos, sin causar grandes daños.

19 de septiembre de 1985
A las 7:17 horas se sintió un fuerte sismo de 8.1 grados en la escala de Richter, provocando un gran daño humano y material en la Ciudad de México. En Morelos hubo afectaciones en viviendas populares e iglesias, como en la de Yautepec, en donde se cayó el campanario. Las cifras oficiales señalaron que en nuestro estado solo hubo una persona muerta.  

Diciembre de 2007 y enero de 2008
Una serie de movimientos telúricos asustaron a los pobladores de Tetecala, seguramente por la cercanía de una falla activa.  

19 de septiembre del 2017
A las 13:14 horas ocurrió el terremoto más devastador registrado en el Estado de Morelos. Su magnitud fue de 7.1, con epicentro en el sureste de Axochiapan. La población más afectada fue Jojutla y aún no se tiene el recuento total de los daños.
Debido a que vivimos en una zona sísmica nada podemos hacer para evitarlos, pueden ocurrir en cualquier momento y sin previo aviso, por lo que tenemos que prepararnos para tomar medidas preventivas de daños antes, durante y después de estos. ¡Aprendamos a vivir con este fenómeno de la naturaleza!

Torre de la Catedral 1882
En el tercer cuerpo del campanario de la Catedral de Cuernavaca aparece la fecha en que fue restaurada: 3 de diciembre de 1882, por los daños sufridos en los sismos de 1845 y 1882. 
Fotografía: Valentín López G. A.  Mayo 2017

Templo Guadalupe
En muchas partes del estado encontramos las huellas que han dejado sismos anteriores, como en este templo de Nuestra Señora de Guadalupe, en Jojutla, cómo estaba antes del sismo del 19 de este mes.

Fotografía: Valentín López G. A. 1974.

POR VALENTÍN   LÓPEZ G. ARANDA
[email protected]