compartir en:

Cuernavaca, MORELOS.- Cuidar las finanzas personales no sólo tiene que ver con el dinero, sino también con un consumo responsable para cuidar tu salud y el medio ambiente, al adquirir productos de buena calidad a un precio justo.
Con el dinero se pueden comprar productos, desde un refresco hasta una casa, y contratar servicios para tener agua, energía, educación, salud y teléfono.
También son necesarios los gastos para la diversión y la recreación, como ir a un museo, al cine, a la feria o de paseo.
Sin embargo, para cuidarlo y que rinda al máximo, debes seguir algunos consejos para que tus ingresos se maximicen.
La recomendación de los especialistas es que las deudas y egresos no excedan el 30 por ciento de tus ganancias, pues de esta manera conservarás un punto de equilibrio que te permitirá ahorrar.
Ahora con el cambio de administración gubernamental en los Estados Unidos, los mercados financieros sufrieron una caída, con repercusiones como la posible subida en las tasas de interés y el encarecimiento del dólar.
Estos factores podrían afectarte, por lo que ser mesurado con tu efectivo no está de más.

Adopta el hábito del ahorro
Esto te servirá para cumplir tus metas (comprar una tableta, auto, ropa, muebles) evitando compras innecesarias y guardando dinero; pregunta en el banco por las cuentas de ahorro disponibles, algunas ofrecen tasas de interés atractivas.

Distingue entre necesidades y deseos
Si tienes hambre pero sólo quieres comer la famosa hamburguesa, o necesitas tenis pero sólo quieres la marca de moda, ¡CUIDADO!, primero satisface tus necesidades y ahorra para tus deseos.

Haz un consumo responsable
No gastes por gastar, compara precio y calidad; elige productos que no contaminen al fabricarlos, usarlos o desecharlos; Debes ser responsable de lasconsecuencias de tu consumo.

Mantente sana/o y evita accidentes
Cuídate donde estés; come correctamente y visita al médico para prevenir enfermedades. Así no gastarás en medicinas o tratamientos costosos.

Cuida las cosas que tienes
Dales un uso correcto, repara, recicla, reutiliza y comparte para no gastar de más. Si ya no las quieres: regala, dona o intercambia, otras personas las pueden necesitar o puedes venderlas.

 

Por: Ddm Redacción / [email protected]