Gustavo García Gómez es un artesano dedicado a realizar lámparas con cuatecomate, fruto originario de Morelos, con el cual también elabora varios objetos, como maracas y trastes, y sirve para fin terapéutico.
En entrevista con DDM, aseguró que desde 1994 lleva a cabo dicha labor, conocida como “puntillismo”.
Le gustó más el cuatecomate porque es muy resistente, comercial y agradable para turistas.
Gustavo utiliza un taladro manual con brocas para esculpir el cuatecomate, pues no sólo ofrece las lámparas, sino la proyección de figuras a gran escala en superficies cerradas y oscuras.
“No sólo son prácticas y bonitas, pues la idea de estas lámparas es el ambiente de relajación que crean en una habitación, lo cual, muchas veces, influye en el estado de ánimo de las personas, eso es lo padre de este trabajo”, concluyó.

Fotos y texto: Maya Ocampo/DDM

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...