Hace unos días se informó que la actriz Gina Carano, quien dio vida al personaje de Cara Dune en ‘The Mandalorian’ fue despedida. El fin de la relación laboral con la productora Lucasfilm se originó luego de que la intérprete lanzó una serie de mensajes considerados antisemitas.

Las publicaciones que difundió la famosa fueron borradas, sin embargo, la producción del audiovisual no tardó en comunicar que la modelo ya no sería colaboradora en la obra ni contemplarán su regreso a la ficción.

Disney, por su parte, manifestó que tendría tolerancia cero al comportamiento de Carano, quien atacó a un sector político de Estados Unidos que comparó con los judíos del Holocausto, razón por la que la empresa desistirá de su interpretación en las siguientes temporadas de la serie. 

Tras el despido, la ex luchadora de artes marciales reveló que la noticia no le fue comunicada de manera directa, pues fue a través de redes sociales que se enteró de su salida. 

"¿Cómo me enteré? Echando un ojo por internet me metí en Twitter y de repente vi que era Trending Topic el hashtag "despedir a Gina Carano", entonces recibí por error un email que era bastante esclarecedor, así es como lo supe. Supe que estaban prestando atención a las redes sociales, supe que había mucha gente que no me quería en la empresa, pero también sé que no ganarán", declaró la actriz en una entrevista con The Daily Wire. 

Acoso por parte de Lucasfilm

En la conversación que tuvo con Ben Shapiro en dicho show, Gina Carano también aprovechó el espacio para revelar que Lucasfilm ‘acosa’ a sus empleados, ya que declaró ser víctima de bullying y conocer historias de gente que ha sufrido hostigamiento por parte de la compañía fílmica.   

"He pasado por mucho, y he sido testigo de mucho del bullying que ha tenido lugar contra mí, que ya había visto antes. No he sido la única que ha sido acosada por esta compañía y lo sé de buena mano. Podría contar una historia que haría estallar a la prensa pero no puedo porque sería vender a un amigo"

Finalmente, la intérprete añadió que sus publicaciones de redes fueron monitoreadas por la empresa mientras que las de otros actores no son tomadas en cuenta, pues afirmó que los problemas en su contra son por no estar de acuerdo con la narrativa.