Además de factores genéticos y emocionales como el estrés, la gastritis, es causada principalmente por el consumo de alimentos agresivos para el tracto digestivo, tales como son los antojitos, grasas, refrescos y picante.    

Se caracteriza por dolor o malestar en la “boca” del estómago.    

Entre el 15 y 20% de la población mexicana la padece, afectando principalmente al género femenino; hay de 2 a 3 casos en mujeres por cada hombre que la padece, se desconoce la razón pero se le ha vinculado a temas hormonales, trastornos psicológicos y algunas diferencias fisiológicas, como la liberación de neurotransmisores, tales como la serotonina.      

¿Cuáles son las causas de la gastritis?      

No tiene una causa establecida, sin embargo, se asocia con alteraciones en el movimiento del estómago, con la acomodación gástrica (distensión al ingerir comida), trastornos del vaciamiento gástrico e infección por Helicobacter pylori.  

Algunas de las causas frecuentes de síntomas son: la ingesta de irritantes como alcohol, café, alimentos muy condimentados, o bien, el consumo de medicamentos agresivos al estómago, como son los antiinflamatorios y analgésicos.      

Síntomas      

Los principales síntomas son: ardor y dolor en la boca del estómago, saciedad (el paciente ingiere alimentos y se siente lleno rápidamente), en ocasiones el paciente presenta náuseas, cuadros esporádicos de vómito, agruras y pérdida de peso       

Tipos de gastritis   

a) Atrófica 

Este tipo de gastritis produce un adelgazamiento del revestimiento estomacal y la pérdida de muchas o todas las células productoras de ácido y enzimas.   

También puede ocurrir cuando algunos anticuerpos atacan el revestimiento estomacal, por la infección de una bacteria o por la extirpación de una parte del estómago.     

b) Aguda 

 Si el inicio de la gastritis es severo y súbito, la condición se refiere como gastritis aguda. 

Una gastritis es aguda cuando dura algunos días y desaparece cuando lo hace el agente causante. La gastritis aguda suele estar causada por el consumo prolongado de algunos fármacos, como el ibuprofeno, la ingesta excesiva de alcohol o el estrés.  

c) Crónica  

La gastritis crónica consiste en una inflamación del revestimiento del estómago que se presenta de forma gradual y persiste durante un tiempo prolongado. Se diferencia de la gastritis aguda en su tiempo de presentación, dado que la aguda surge rápidamente, pero sus síntomas pueden desaparecer a medida que la situación de la persona mejora. 

A diferencia de la aguda, la gastritis crónica no posee unos síntomas específicos (hay personas que no padecen síntomas). Cuando estos síntomas aparecen suelen consistir en dolor de estómago, pesadez tras las comidas o aumento en la producción de gases. 

La incidencia se incrementa con la edad, siendo más frecuente en ancianos que en jóvenes. 

Para prevenir cualquier enfermedad como la gastritis, se sugiere análisis como endoscopía gastrointestinal, análisis de sangre, análisis de heces, análisis de aliento con urea, tránsito de la parte superior del aparato digestivo entre otros. Consulte a su médico para mayor información. En CDI puedes realizarte un chequeo de rutina. 


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

CDI - Noviembre