compartir en:

CUERNAVACA, MORELOS.- El Instituto de Biotecnología (IBt) de la UNAM obtuvo tres patentes relacionada con las toxinas Cry –producidas por Bacillus thuringiensis–, con aplicación como insecticida, que combina dos cepas de esa bacteria para matar al mosquito Aedes aegypti, transmisor de dengue, Zika y chikungunya. Se trata de una formulación para ser aplicada en depósitos de agua, donde el insecto se reproduce, resultado de los trabajos de Alejandra Bravo y Mario Soberón.
Se trata de una formulación que combina dos cepas de Bacillus thuringiensis, con toxinas diferentes que matan a Aedes aegypti, transmisor de dengue, Zika y chikungunya.
Se trata de pellets (comprimidos) que contienen esporas y cristales de esa bacteria y un atrayente; se colocan en los cuerpos de agua, como piletas donde la gente acumula el líquido para consumo, sobre todo en lugares rurales. Las larvas del insecto comen de las “mini croquetas” y mueren.
Los comprimidos no se disuelven en el agua y no la contaminan; para el consumo, sólo se hacen a un lado y pueden permanecer varios días, con lo cual, al menos se reduce o controla la población del mosquito.
La segunda patente es una mutación de las toxinas las hace más eficientes, de modo que se usan para los mismos tipos de insectos como el gusano cogollero del maíz, que es una plaga importante en México, y el gusano del tabaco, pero actúa de manera más potente y efectiva.
La siguiente es referente a una modificación de las toxinas que las hace efectivas contra insectos que han desarrollado resistencia a las propias toxinas Cry naturales. 
“La ventaja que tiene es que al momento en que se comience a generar la resistencia de los insectos en campo, se puede aplicar una ronda del bioinsecticida modificado para acabar con los resistentes y luego volver a usar la versión anterior”, explicó Mario Trejo, secretario Técnico de Gestión de Transferencia Tecnológica de la entidad.

"Para el Instituto no sólo es importante obtener patentes, sino esforzarnos para que haya quien las comercialice en beneficio de la sociedad, a través de nuevos métodos, productos o servicios.” Mario Trejo, secretario Técnico de Gestión y Transferencia del IBT

Patentan conocimiento
De las cinco patentes que se otorgaron el año pasado, una fue en fase nacional, relacionada con otra que ya se había otorgado en 2014 en otros países: dos péptidos que se aislaron del veneno de un alacrán morelense.

Biotecnología
El uso de los comprimidos fabricados por el IBT no dañan la salud, ya que no se disuelven en el agua.

 

Por:  DDM STAFF  /  [email protected]