compartir en:

Cuernavaca, Morelos.- Todavía la participación de la mujer es por mucho muy baja en el mercado laboral, existen todavía mercados diferenciados, se va incursionando un poco, tal es el caso de la construcción, pero aún no se logra una igualdad.
“Hay mujeres taxistas, hasta del metro en la ciudad de México, hay agricultoras, pero lamentablemente el empleo esta tan deprimido que prolifera en negocio ambulante, donde las mujeres son la mayor parte”, expresó.
Menciona que el trabajo doméstico es el único oficio que una mujer ha hecho valer como una forma de emplearse, aunque todavía carece de una regulación y normativisad.
Indica que uno de los factores para que la mujer no haya trascendido en lo laborar con empleos remunerados, es la consecuencia histórica y las estructuras de poder.
“Si el hombre  es el que maneja los dineros dentro y fuera de la casa, evidentemente puede ejercer una dominación sobre las mujeres que no tienen posibilidades autónomas”, subrayó.
Comenta que de acuerdo a su experiencia en estadística, debido a sus anteriores acitividades, le ha dado la oportunidad de conocer a fondo la problemática de los empleos remunerados y no remunerados en el país.
Así mismo, señala que su discurso es con la intención de informar y hacer que las mujeres busquen las formas para cambiar el paradigma y de igual modo exhortar a los políticos en un cambio en las políticas públicas con equidad de género.

“El trabajo de las mujeres aún no ha sido reconocido como se debería”, dice la investigadora del Crim, Mercedes Pedrero Nieto.

Es necesario hacer un cambio en la consciencia de la mujer actual sobre el rol que ocupan, la clase política debe generar políticas públicas que tomen en cuenta la labor de la mujer en los empleos que se desenvuelven.”

Mercedes Pedrero Nieto, investigadora del CRIM UNAM

Por: Guillermo Tapia
[email protected]

Contexto

Ponen valor a labores domésticas 
De acuerdo con datos del Insituto Nacional de Geografía y Estadística, el valor del trabajo no remunerado respecto del Producto Interno Bruto Nacional es del 24.2 por ciento.
De este total, el 34.4 por ciento corresponde a labores relacionadas con cuidados y apoyo, seguido de trabajo que tenta que ver con alimentación (19.2 por ciento) y limpieza y mantenimiento de la vivienda (16.2 por ciento).
En este sentido, el valor anual de las labores domésticas y de cuidados no remuneradas por persona que lo realiza, asciende a 47 mil pesos, en el caso de las mujeres, y 16 mil 900 pesos, en el caso de los hombres.
El Instituto hace  también distinción entre géneros respecto a la carga de trabajo que representan las labores no remuneradas, siendo las mujeres quienes destinan mayor cantidad de horas a la semana en el total global, esto es la suma de los diferentes tipos de actividades.
Por otra parte, los hombres destinan más tiempo en el rubro de trabajo de mercado y trabajo no remunerado en bienes de consumo.
De tal manera, las mujeres destinan 38.7 horas a la semana en labores domésticas y cuidados; mientras que los hombres destinana un promedio de 13.2 horas.
El valor del trabajo no remunerado del sexo femenino asciende a 18.0 por ciento del PIB nacional; el de los hombres, 6.2 por ciento, explica el INEGI.

Por DDM Staff