Un infarto acabó anoche con la vida de un agente de la Fiscalía General del Estado cuando se encontraba en el estacionamiento de la tienda Superama, de la colonia San Gerónimo, en Cuernavaca.  
Se trata del comandante Mejía, quien  se desempeñaba como encargado del área de los separos de la Fiscalía, el cual había acudido a la tienda en compañía de su familia. 
Tras sufrir el paro cardiaco, la esposa del finado solicitó la ayuda de una ambulancia del ERUM para trasladarlo a la clínica del IMSS de Plan de Ayala, en un intento desesperado por salvarle la vida, sin embargo, todos los esfuerzos fueron inútiles.