En los últimos 15 meses la bicicleta se consolidó como una alternativa segura de transporte, un instrumento que motiva el buen humor, genera mejoría a la salud, reducción de tiempos de traslado, impacto positivo al medio ambiente y ahorro económico.

Especialistas de la UNAM en psicología, urbanismo, movilidad y ciclismo coincidieron en lo anterior y sugirieron transitar en dos ruedas los días de asueto y también extender esta práctica por tiempo indefinido.

Dar un paseo en bicicleta como ejercicio moderado mejora la salud en general, aseguró Hugo Sánchez Castillo, investigador del Departamento de Psicobiología y Neurociencia, de la Facultad de Psicología (FP) de la UNAM.

“Podemos tener una mejor circulación, un mejor funcionamiento cardiaco, un mejor tono muscular y dentro de todos estos elementos podemos encontrar un cambio en los sistemas de neurotransmisión, alteración en los sistemas dopaminérgico, serotoninérgico y opioide”, precisó.

Además, cuando vamos en bicicleta tenemos una estimulación visual constante, lo cual refresca nuestros mecanismos de atención, de concentración y podemos tener una mejor interacción con el medio, añadió.

Sánchez Castillo consideró que también ayuda a fomentar el equilibrio como requerimiento básico y mantiene a la persona en constante atención; el bienestar se da también por la sensación de salir, entonces tenemos un componente mayor porque no es lo mismo practicar bicicleta fija, que en un espacio abierto.

Sin embargo, el especialista destacó que este ejercicio debe ser cuidado, no exagerado, realizarse de acuerdo con las características de cada persona para evitar que pueda ser negativo o frustrante.

¿Sabías que…?

30% de la población en México tiene un índice de masa corporal por arriba de 30, cuando 24 es el máximo para considerarse un peso normal.

Fuente: Federación Mundial de Obesidad 


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado