compartir en:

Donald Trump llamó “son of a bitch” al futbolista que con la rodilla en la cancha, escuchó el Himno estadounidense.

Dice el pueblo al Mandatario
osco, tortuoso y cruel;
patán, vulgar y ordinario…
¡Que el “son of a bitch” es él!

Corolario: O séase, que, según la traducción, “el hijo de perra” o “el hijo de puta” es Donald.

Por PABLO RUBÉN VILLALOBOS