SCMAGO es una empresa estadística que mide la influencia científica de los centros de investigación en las revistas académicas,  según el número de citas en ellas y en otros medios , periódicos o revistas de importancia. En materia de investigación en energía, coloca a China con doce instituciones en los primeros 20 lugares, de 3378 ; muestra el enorme interés que en China le dedican al tema  energético. En el ranking general (donde se consideran 19 temas), con información de 7533 instituciones, los EUA destacan con 8 en los primeros 20. 

Uno de los orgullos que tenemos en Morelos son  los centros de investigación que aquí tienen su sede. De los primeros en asentarse fue el Instituto de Investigaciones Eléctricas en 1975, en terrenos de lo que fue la casa de Lázaro Cárdenas del Río, luego normal para educadoras Internado Palmira. Símbolos aparte, fue Lázaro Cárdenas fue quien expropió la industria petrolera en 1940. Hace unos años cambió su nombre a Instituto Nacional de Electricidad y Energías Limpias (INEEL). 

Trabajar para el IEE luego INEEL, siempre fue motivo de satisfacción y orgullo. El nivel de estudios y las investigaciones que allí se realizaban, dieron la pauta para ser considerado vanguardia en investigación, desarrollo tecnológico y científico en energía. Los últimos años no han sido los mejores para el INEEL. El país no está apostando por las energías limpias. México ha dejado de invertir. Los clientes más importantes para el INEEL eran PEMEX y la CFE, además de empresas privadas. Sus contratos  llegaron a significar entre  el 70% y 80% de su presupuesto. 

La situación presupuestal del INEEL se ha vuelto crítica. Esta casa editorial y otras nacionales, publicaron una nota la semana pasada  que da cuenta del malestar de empleado del INEEL, al no recibir su salario y un trato discriminatorio por parte de las autoridades del Instituto. 

En un documento que circuló en redes sociales, el Dr. Jorge Huacuz, jubilado del INEEL, señala: “…en el INEEL se comenzó a dar un proceso de despidos, y recategorizaciones según el caso, de aquellos empleados para los cuales, según los directivos de la institución, ya no hay materia de trabajo, o bien no cumplen con el perfil del puesto o cargo que desempeñaban… este proceso se ha venido dando de una manera que pretende ser muy discreta, aprovechando que los empleados se encuentran laborando en sus casas por la pandemia.” Agrega “… el proceso se lleva a cabo de la siguiente manera: el empleado es convocado a una reunión urgente, que normalmente preside el director de administración y finanzas del INEEL, quien en ocasiones es acompañado por la directora general de la institución y por personal del departamento jurídico.”

En el portal del INEEL es posible obtener su código de conducta  actualizado el mes pasado. En el se puede leer: “El Código de Conducta es una guía de nuestro comportamiento que nos invita a dar un trato justo y digno a nuestras compañeras y compañeros de trabajo. Así mismo, nos recuerda actuar con honestidad aplicando los principios, valores y reglas de integridad contenidas en el Código de Ética de las personas servidoras públicas del Gobierno Federal. Establece las normas concretas de actuación y de convivencia de las personas servidoras públicas del Instituto Nacional de Electricidad y Energías Limpias, de acuerdo con las actividades que desarrolla, para convivir en armonía y mejorar el desempeño individual y colectivo que implica un amplio compromiso para el bienestar laboral y social, alineado a la misión y visión institucional, el cual se armoniza con el Código de Ética de las personas servidoras públicas del Gobierno Federal, las Reglas de Integridad para el ejercicio de la función pública, la Ley Federal de Austeridad Republicana y la Política en Igualdad Laboral y No Discriminación del INEEL.”

Lamentablemente el INEEL ya no figura en el ranking de SCMAGO. Lo que indica que salió de su radar. Lástima. Los países avanzados saben que la educación, investigación e innovación es la manera de obtener mejores niveles de bienestar. El gobierno de la república deberá hacer un enorme esfuerzo para rescatar a la que ha sido una institución de vanguardia. Las autoridades del INELL tendrán que tener presente su código de conducta para resolver sus problemas frente a sus empleados. 

Por: Ariel Homero López Rivera / opinion@diariodemorelos.com


Las opiniones vertidas en este espacio son exclusiva responsabilidad del autor y no representan, necesariamente, la política editorial de Grupo Diario de Morelos.


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado