Cuernavaca. - Aunque se fue de Morelos desde muy pequeño, el futbolista tlahuica César Eduardo Mendoza Pineda, no olvida su lugar de origen, y estando en los Tigres Sub-17 presume ser de la tierra de Emiliano Zapata.

Tenía cuatro años de edad cuando, por trabajo de su papá, César dejó Ocuituco, lugar de donde es su familia y de donde tiene bellos recuerdos. Se trasladó a Nuevo León.
“Soy de mi bello pueblo Ocuituco. Ahí sólo cursé el primero de kínder. Recuerdo con mucho cariño a toda mi familia. Los sábados de ir a ayudar a mi abuela”, dijo el actual lateral derecho de la categoría Sub-17 de los felinos.

Fue en Monterrey que empezó a jugar futbol y que, tras la invitación de un profe suyo, pudo integrarse con el cuadro de la UANL con apenas 11 años.

“Me integré a los 11 años. Un profesor con el que había jugado desde pequeño se integró como entrenador a Tigres y me dijo que fuera a hacer pruebas, fui y gracias a Dios me quedé. Mi experiencia ha sido muy bonita y llena de enseñanzas y también me ha hecho madurar.

“Mi sueño en el futbol es como todos, primero llegar a Primera división, después poder llegar a jugar en Europa”, dijo.
César tiene 18 años de edad y se encuentra actualmente en Nuevo León realizando trabajo desde su casa por el tema del coronavirus, cuidándose y siguiendo las instrucciones de sus profes.

Por: Marco Avelino