En menos de 96 horas su historia dio la vuelta al mundo gracias a las redes sociales. Carlos Duarte salió en buscaba de empleo, en su recorrido por las calles de Córdoba llegó a un comercio, donde lo atendió Eugenia. Lo escuchó y él, confiesa, sintió vergüenza al entregarle su CV, el cual había escrito en una de las hojas de un cuadernillo.

Lo que más le agradezco a Euge es que no me rechazó cuando ya venía de muchas, que me escuchó y me recibió la hoja del cuadernito que le entregué con mucha vergüenza. ¿Si se apiadó? No, me creyó, me vio honesto y con hambre", señaló Carlos al periodista Javier Firpo de El Clarín.

No fue con Eugenia, la oportunidad laboral, pero cuenta que está entusiasmado por iniciar y tener algo de plata en el bolsillo. "Es muy frustrante ver que tus amigos salen y uno no puede ni siquiera pagarse una gaseosa".

Pero ya cambió ese panorama gris e incierto para el joven cordobés de 21 años… A partir del jueves inicia su jornada laboral en una fábrica de vidrios.

 

La falta de dinero para imprimir su C.V. no fue impedimento para este joven en busca de trabajo

No le puedo pedir más a la vida. Haber conseguido un trabajo fijo, en blanco, con horarios y un sueldo era lo que anhelaba".

Carlos tendrá estabilidad, un horario de trabajo y percibirá al mes $16,000. "Ya sueño con mi primer sueldo y lo que voy a hacer: le prepararé un asado a mi gente querida y le haré un regalo especial a Eugenia, que es mi angelito".

Y este joven ya planea: Un asado para los amigos y quienes lo apoyaron, además de un obsequio para Euge, su ángel de la guarda.