Las autoridades de Salud de Florida emitieron una serie de advertencias a los habitantes de Hillsborough, debido a un reciente caso relacionado con la llamada ameba “comecerebros”, cuyo nombre científico es Naegleria fowleri.

La ameba comecerebros provoca fiebre, náuseas, vómito, dolor de cuello y otros síntomas que pueden causar la muerte. Florida, en Estados Unidos, emitió una alerta de salud por un caso relacionado con esta ameba.

Según autoridades, la ameba o amiba “comecerebros”, es capaz de provocar una infección en este órgano y a menudo puede causar la muerte.

El Departamento de Salud de Florida informó que una persona en el condado contrajo la ameba.

El parásito unicelular, que normalmente se encuentra en aguas dulces templadas y estancadas como lagos o lagunas, puede entrar al cuerpo humano a través de la nariz.

Por lo tanto, las autoridades no indicaron dónde fue contraída la infección ni cuál es el estado del paciente.

 

¿Cuáles son las sugerencias ante la ameba “comecerebros”?

 

Las autoridades en Florida han sugerido a los habitantes de Hillsborough evitar:

 

-El contacto nasal con el agua de la llave y otras fuentes como ríos, estanques, piscinas, aguas termales y canales, lugares donde puede incrementarse la probabilidad de una infección durante el verano.

 

¿Qué síntomas provoca?

 

Las infecciones provocadas por la ameba “comecerebros” o Naegleria fowleri son extremadamente raras y sus síntomas incluyen:

 

-Fiebre

-Náusea

-Vómito

-Dolor de cuello

-Dolor de cabeza

 

Es mortal

 

La mayoría de los pacientes que contraen la infección mueren en una semana.

Las autoridades estadounidenses indican que las personas que experimentan estos síntomas deben “buscar asistencia médica de inmediato, porque la enfermedad progresa rápidamente”.

 

 

¿Dónde se puede localizar?

 

La ameba “comecerebros” habita en cuerpos de agua dulce templada, en los sedimentos depositados en el fondo, donde suele encontrar alimento.

Cuando estos sedimentos se revuelven, la ameba se mueve en el agua y, como consecuencia, puede ser inhalada por alguien que esté nadando en los alrededores.

Una vez en la nariz, el microorganismo invade los nervios olfatorios y migra hacia el cerebro, donde se alimenta de las células nerviosas causando un peligroso trastorno llamado meningoencefalitis amebiana.

Según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), desde 1962 se han reportado en todo Estados Unidos 146 casos de meningoencefalitis amebina, de los cuales sólo cuatro pacientes sobrevivieron.