Huitzilac, MORELOS.- “Yo estoy agradecido con San Juan porque me permitió caminar luego de que me atropellaran”, dijo Luis Robles, quien año con año lleva flores a San Juan Bautista.
Desde hace 15 años, cada 24 de junio, Luis Robles, de 43 años, y vecino de Tres Marías, acude a la iglesia de San Juan Bautista para dar gracias por el milagro de la vida.
Asegura que “San Juanito” lo salvó de la muerte, su estado de salud era muy grave tras haber sido atropellado por una camioneta que se quedó sin frenos en Buena Vista, afuera de los cuarteles, cuando él esperaba el transporte público.
“Estaba muy mal, me destrozaron la pierna, los médicos me dijeron que podría morir y que si sobrevivía, perdería mi pierna, me daban pocas esperanzas de vida, mi familia se estaba preparando para lo peor”, contó Luis.
Mientras permaneció hospitalizado, a cada momento, le pedía a San Juan Bautista que lo ayudara, que le permitiera seguir viviendo para estar con su familia. Su petición fue concedida y poco a poco fue recuperándose.
No sólo sobrevivió sino que pudo salvar su pierna. A 15 años de su accidente le quedaron las cicatrices en su cuerpo y en su mente, pues asegura que ese momento no lo podrá olvidar, tampoco olvidará la promesa que hizo de celebrar siempre a San Juan Bautista, por ello, año con año le lleva flores y alguna ofrenda, en esta ocasión le colgó de sus manos un rosario de plata.
“El dinero no me sobra, pero gracias a Dios no me falta para comer y sacar adelante a mi familia, a lo largo del año voy haciendo mi colchoncito”, dice Luis.
Así como él, decenas de personas tienen una historia de agradecimiento con “San Juanito”.

POR: Marcela García
[email protected]
 

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...