En los últimos años los seres humanos hemos adquirido en nuestra vida hábitos que dependen directamente de las nuevas tecnologías. La utilización del smartphone es uno de los aspectos que más ha incidido en el día a día de cualquier individuo, siendo fundamental a la hora de la realización de quehaceres diarios como gestiones bancarias, todo tipo de compras o la comunicación con amigos y familiares entre otro tipo de cosas.

Uno de los aspectos más importantes para cualquier persona son sus momentos de ocio. Con todos esos progresos tecnológicos la forma de su desempeño y de llevarlos a cabo también han cambiado.

La llegada de Internet marcó un antes y un después en el mundo desarrollado, y todas las actividades cambiaron por este motivo. Hace unas décadas, cuando una persona quería ver la televisión solo tenía a su alcance un puñado de canales, los cuales emitían en una calidad ínfima vista desde nuestros días. En la actualidad, todo eso parece un espejismo, ya que con las nuevas plataformas se ha implantado una corriente que gana peso a marchas agigantadas sobre la televisión tradicional: el streaming.

El poder observar cualquier programa, serie o película en el momento deseado por el usuario, se está implantando como una nueva forma de concebir la televisión. Por ello, plataformas como Netflix o HBO crecen año tras año ofreciendo a sus suscriptores contenido más variado y de más calidad. La época de alquilar cualquier cinta de vídeo en el videoclub ya pasó a la historia, y el tener films en formato físico también. Desde hace unos años, el modo online es el que ha marcado el devenir del cine y la televisión, convirtiéndose en la forma de uso más habitual en los hogares mundiales.

El sector de los videojuegos es otro que no se ha quedado atrás con el progreso tecnológico. Éste, se ha convertido en uno de los ámbitos económicos más fructíferos, innovando cada año con productos nuevos en el mercado y de calidad, cuyas presentaciones han pasado a ser eventos multitudinarios a nivel mundial. Dentro de este pastel, se encuentran también el juego de azar en línea, que también representa la categoría de mayor crecimiento en las redes sociales en 2019.

Estos dos aspectos tampoco han sido ajenos a todo este desarrollo técnico. Los casino físicos van dejando paso poco a poco a las plataformas de juego online. En ellas, se realizan las mismas actividades y con la misma fiabilidad que en un local físico, pero con la ventaja de poder realizar esta forma de ocio desde cualquier lugar y hora del día. A ello hay que añadir las mejoras técnicas y visuales que cada poco espacio de tiempo estas plataformas incorporan a sus juegos de azar, haciéndoles más apetecibles para el usuario y permitiéndole disfrutar de sus momentos de ocio de una manera más placentera.

El desarrollo tecnológico continúa su curso, el mundo como lo conocemos hoy en día seguirá dando vuelcos acorde con todos estos progresos, por lo que se viva un año, puede parecer un recuerdo muy lejano al siguiente.