Ataviado en un traje de singular soltura, dando brincos al ritmo de la música, llamado comúnmente Chinelo por la mayoría, aunque todavía se nombran asimismos Huehuetzin (de origen náhuatl “persona que viste de ropas viejas”).

Su nacimiento es algo incierto,  a decir de la casa de la Cultura de Tlayacapan esta tradición nació alrededor de 1870, en ese mismo poblado, cuando un grupo de jóvenes cansados de las celebraciones carnavalescas de los españoles de las cuales eran excluidos, no obstante debían de cumplir con el ayuno de cuaresma, se organizaron y se disfrazaron.

En sus inicios los Chinelos no eran como  los conocemos actualmente, de hecho, eran vetustos, carentes de belleza, el disfraz fue hecho con ropa vieja, tapándose la cara con un pañuelo, así, salieron a las calles a brincar y gritar con lo cual representó una burla a los españoles, fue su manera de liberarse, este acontecimiento se hizo tan popular, que se organizó al siguiente año y los subsecuentes, hasta llegar a nuestros días….