Provenientes de todo Estados Unidos, 118 jóvenes inmigrantes mexicanos conocidos como "dreamers" se congregan esta semana en Nueva York a fin de delinear estrategias para afrontar la incertidumbre política creada por el gobierno del presidente Donald Trump.

Titulado "Foro Dreamers en Movimiento 2017", la reunión tiene la intención de que los jóvenes, quienes cuentan con el beneficio de la deportación diferida y un permiso de trabajo (DACA), convivan del 31 de mayo al 2 de junio con otros mexicanos en su misma situación.

Entre los jóvenes eran palpables los nervios por el actual clima político en Estados Unidos, aunque también la esperanza por saber que, con un título universitario bajo el brazo, tienen la oportunidad de ayudar a otros migrantes y de contribuir a cambiar el debate social en torno a la migración.

Organizado por el gobierno de México y celebrado en las instalaciones de la Universidad de la Ciudad de Nueva York (CUNY), el foro fue inaugurado la noche del miércoles por el subsecretario para América del Norte de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Carlos Sada, entre otros funcionarios.

“Tenemos todos una gran responsabilidad. Estamos en una situación complicada. No podemos decir que el ambiente es muy favorable para la causa de los migrantes, pero por otro lado eso debe servir para acercarnos más y para lograr una mayor visibilidad”, expresó Sada.

El funcionario destacó que la dificultad actual para los dreamers, jóvenes que fueron traídos en su niñez por sus padres a Estados Unidos, es que el criterio para la deportación es muchos más amplio en el actual gobierno que durante la administración previa.

Las deportaciones no sólo se concentran en los inmigrantes que recién cruzaron las fronteras ni en aquellos con antecedentes penales, sino que ahora abarca a prácticamente todos los individuos que no son ciudadanos en Estados Unidos y que tienen el mínimo contacto con autoridades federales.

Se calcula que existen unos 750 mil jóvenes dreamers en Estados Unidos, de los que cerca de 600 mil son mexicanos, una nacionalidad que ha sido vilipendiada de manera reiterada por el presidente Trump. De ahí la importancia de que los dreamers mexicanos se organicen.

Ciriac Álvarez, quien emigró del estado mexicano de Morelos a los cinco años de edad y se tituló en Sociología y Ciencias Políticas en la Universidad de Utah, declaró que de la decepción sufrida tras el triunfo electoral de Trump ha pasado a la esperanza.

Álvarez planea continuar con sus estudios profesionales para obtener un título como abogada especializada en derechos civiles. Pese al optimismo que irradia, la estudiante reconoció que su vida, igual que la de millones de inmigrantes en Estados Unidos, es complicada.

“Es muy duro cuando hay mucha incertidumbre y no sabes si DACA va a continuar o será eliminado. Y tengo miedo por mis padres, porque ellos son indocumentados y no tienen papeles ni nada que pueda protegerlos”, aseguró Álvarez a Notimex.

Para Angeline Marisol Soto, quien fue traída del estado de Michoacán a Wisconsin al año y medio de edad, el reto es educar no sólo a la comunidad mexicana y latina de un estado enclavado en el Medio Oeste de Estados Unidos, sino también a los estadunidenses sobre la situación de los migrantes.

Soto tiene la intención de obtener un certificado como maestra de primaria, enfocada en la educación bilingüe y en dar clase a niños inmigrantes que tienen al inglés como segunda lengua.

“Hay mucha ignorancia y falta de interés en aprender sobre las diferentes situaciones y sobre la diversidad tan grande que hay en este país respecto de la migración, sobre lo que nos afecta como comunidad”, aseveró Soto.

El Foro Dreamers en Movimiento 2017 es la segunda reunión de jóvenes estudiantes mexicanos en Estados Unidos, luego de un evento similar celebrado el año pasado en la ciudad de Los Ángeles.

En la inauguración de este foro participaron también el titular del Instituto de los Mexicanos en el Exterior, Juan Carlos Mendoza: y el asambleísta local Carlos Menchaca, el primer mexicano-estadunidense en acceder al Concilio de la ciudad de Nueva York.

“Ser mexicano en Estados Unidos significa formar coaliciones con otras personas, unir a la gente. Y eso es por lo que tenemos que luchar. Eso es lo que representa para mí ser mexicano, luchar por la diversidad social en este país”, expresó Menchaca.

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...