La Fiscalía General del Estado capturó a los presuntos responsables de la explosión de un “regalo bomba” que causó la muerte de dos empresarios y lesiones a cinco personas más la noche del domingo pasado afuera del restaurante “Barra 1604”, ubicado en la avenida Faja de Oro en la ciudad de Salamanca, anunció esta mañana el gobernador Diego Sinhue Rodríguez Vallejo.

“Hoy les digo, a todos que hemos detenido ya a los responsables de este atentado con un artefacto explosivo en Salamanca, hoy fueron detenidos hace un ratito”, informó el mandatario.

“En 72 horas está resuelto el caso y detenidos los autores tanto materiales como intelectuales de esa lamentable acción violenta;  es un acto que iba dirigido, no era un acto terrorista aleatorio, indiscriminado; iba dirigido a una persona, un atentado contra la vida de una persona que logran cometer estos sujetos”.

Son dos los detenidos

En conferencia de prensa, horas después del anuncio del gobernador, autoridades de la fiscalía informaron que son dos los detenidos.

El fiscal Carlos Zamarripa informó que una mujer, llamada Georgina N, solicitó el servicio de mensajería.

Eduardo y Georgina, los detenidos, no sólo conocían a Mauricio, el dueño, sino que tenían negocios con él y en esta relación comercial había adeudos millonarios.

En la conferencia de prensa se afirmó que el explosivo era de fabricación artesanal.

La Fiscalía General del Estado de Guanajuato informó que “tras el reporte de la detonación de un artefacto que sujetos dejaron en forma de una caja”, comenzó con la investigación de los hechos ocurridos afuera de establecimiento ubicado en la avenida Faja de oro esquina con Insurgentes, en la colonia El Deportivo, en Salamanca.

En redes sociales circuló una serie de videos donde se aprecia cómo elementos de seguridad que se encontraban en el lugar piden a las personas heridas que se coloquen a un lado de la calle, mientras se observa a dos personas tendidas en la calle.

“Una motocicleta, en la que viajaban dos personas llegó al lugar al filo de las 19:14 horas a entregar una caja, la cual fue recibida por dos masculinos, sin que los individuos les dieran mayores datos”, informó en primera instancia la fiscalía.

Alrededor de las 17:14 horas, una persona de un servicio de envíos en moto llegó con un paquete para Mario Alberto, quien salió del negocio junto con Mauricio Salvador Romero Morales, de 41 años y uno de los dueños del lugar. Ambos fallecieron por la explosión provocada cuando se abrió la caja.

Fue un acto terrorista en el que no se descarta la participación de la delincuencia organizada, declaró el gobernador de Guanajuato, Diego Sinhue Rodríguez.

"No descartamos ninguna línea de investigación, evidentemente el crimen organizado es una de ellas, pero no se descarta ninguna investigación. Lo único que les puedo adelantar de las primeras indagatorias, testimoniales de la gente que ahí estaba, es que sí llegan preguntando por la persona, gerente de este lugar, que es quien sale a recibir este paquete y sucede este hecho tan lamentable", enfatizó el mandatario.

Mientras, el presidente Andrés Manuel López Obrador pidió no politizar el hecho y señaló que se debe de castigar a los responsables y que no haya impunidad; afirmó que es probable que la Fiscalía General de la República (FGR) atraiga el caso.

 “El dueño estaba celebrando su cumpleaños con los trabajadores, y salieron los dos y era un explosivo, esto les causó la muerte, lamentablemente, les enviamos a sus familiares y amigos nuestras condolencias”, dijo al respecto el presidente Andrés Manuel López Obrador, durante su conferencia de prensa matutina.

"Eran personas buenas" 

El gerente del restaurante Barra 1604, Mario Alberto Hernández Cárdenas y su socio, Mauricio Salvador Romero Morales, fueron las víctimas que murieron en el atentado con explosivos. 

Eddie Romero señaló que su hermano Mauricio Salvador Romero Morales, siempre fue un hombre trabajador, visionario y emprendedor que apostó por el lugar que los vio crecer: Salamanca.

“Pero sobre todo era un hijo querido, hermano entrañable, primo, sobrino y amigo de muchos, y cuando digo muchos, eran muuuuchos los que lo procuraban, porque siempre estaba para quien lo necesitara, siempre alegre, siempre servicial”.

A través de su cuenta de Facebook, Eddie escribió que lo que él y su familia se encuentran viviendo no está ni en sus pesadillas más obscuras “pareciera sacado de una película”.

 

 


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado