Doña Pano y su esposo llegaron a vivir a Morelos hace más de 60 años, porque les gusto esta tierra. En Xochitepec compraron un terreno de 150 m2 que les costó 12 pesos y poco a poco, pero con mucho esfuerzo y trabajo lograron construir su casa, la cual se mantiene hasta el día de hoy. Ella fue la primera en llegar a lo que ahora es la colonia Miguel Hidalgo, por lo que es fundadora.

“Yo vendía pan, pozole, lavaba ajeno, cosía ropa; sembraba maíz, calabaza, ordeñaba las vacas sabía hacer de todo”, recuerda doña Pano. Con amor, ella y su esposo lograron salir adelante. Actualmente solo viven cuatro de sus hijas. Recuerda lo mucho que disfrutaba trabajar, también cuando surgió la Coca Cola, que se convirtió en su bebida favorita.

“Mis papás tenían dinerito y compraban una cajita y poco a poco nos la íbamos tomando”, se acuerda.

En un siglo ha sido testigo de la historia y el avance de la tecnología, cuando surgió la televisión y cómo evolucionaron los radios; “mi papá compró un radio y nos gustaba escuchar música, me gustaba mucho bailar”. Con el permiso de sus padres se iba a los bailes y rápidamente encontraba pareja, “bailaba con todos, hasta con señores viejitos, eso sí nunca con un borracho”.

Celebrar la vida es una satisfacción por lo que este sábado tendrá fiesta y, espera con emoción la música de banda, no solo está lista para comer, también para cantar y bailar.

Hermanos. Panuncia Rodríguez, hermana de 11.

Matrimonio. Doña Pano con don Enrique Mercado, con quien contrajo segundas nupcias y tuvo diez hijos. 

Momentos. Neri, Isabel y  Herminia Mercado Rodríguez acompañando a su amada madre, doña Pano.

Su especialidad. Doña Pano y una de sus hijas, junto a su horno de leña, donde cocinaba deliciosas comidas para su familia.


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado