Durante la pandemia por Covid-19 uno de los artefactos que el gobierno pedía que usáramos para combatir el virus fue el cubrebocas. 

Este objeto fue utilizado desde el año de 1910 por los chinos, quienes buscaban prevenir la tercera plaga bubónica. Fue hasta el año de 1918 cuando todo el mundo comenzó a utilizarlos por la gripe española. 

Algo que nos muestra la importancia y efectividad para reducir los contagios y la propagación de una enfermedad. 

Y como todo artefacto, estos tienden a evolucionar y mejorar. Razón por la cual un equipo de investigadores de la Universidad Tongji de Shanghai, han diseñado un cubrebocas que es capaz de detectar si una persona está infectada por algún virus, entre ellos el coronavirus. 

Los científicos que dieron a conocer su diseño y conclusiones, expusieron en un artículo publicado en la revista Matter que las mascarillas pueden reducir más el riego de propagar y contraer enfermedades y aún con este diseño se podrá detectar la presencia de un virus en el aire y alertar al usuario. 

Yin Fang, uno de los investigadores involucrado en el proyecto ha asegurado que esta nueva mascarilla funciona en espacios ventilados y cerrados como ascensores o habitaciones cerradas. Además, señalo que, si surge un nuevo virus respiratorio, el sensor del cubrebocas puede actualizarse fácilmente para detectar nuevos patógenos. 

Por el momento, los investigadores están buscando una patente sobre la tecnología para trabajar con empresas privadas y fabricar en masa este tipo de mascarillas.


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado