Cuernavaca, Morelos.- Hace dos años, Alejandro Ramírez nunca imaginó que en su propia casa sufriría un accidente que le cambiaría su vida: pintaba el techo y cayó de una altura de dos metros. Fue así como conoció la travesía que viven -día a día- las personas que sufren alguna discapacidad.

Por semanas quedó paralizado, sin trabajar, “tuve miedo de no volver a caminar”, subraya Alejandro, desde el interior de la Ruta de la Salud, la cual usa tres veces por semana para acudir al Centro de Rehabilitación y Educación Especial (CREE), donde se recupera gradualmente.

“Pago 50 pesos de taxi de mi casa a La Selva; ahí tomo el camión y nos trae hasta la puerta”, comenta.

La Ruta de la Salud fue creada por Elena Cepeda, presidenta del Sistema DIF Morelos, como parte de la política de inclusión que impulsa el gobernador Graco Ramírez.

Este transporte público gratuito lo integran tres autobuses para dar servicio a las personas que sufren alguna discapacidad, pero también a adultos mayores, embarazadas, niñas y niños menores de 3 años.

Recorre un circuito de 40 kilómetros entre Cuernavaca, Temixco y Emiliano Zapata para brindar movilidad y acceso a los principales hospitales y centros de rehabilitación de la zona metropolitana.

Alejandro llega puntual a sus terapias, gracias a la ruta, acompañado de su esposa.

“A raíz del accidente yo sostengo a la familia, hago aseo en casas y no gano mucho. Para nosotros la Ruta de la Salud es una gran ayuda porque de otra manera no tendría la posibilidad de pagar taxis, sino fuera por este transporte, mi esposo seguiría postrado en una cama”, agrega Nicolasa Rivera.

Por: Ddm Redacción
[email protected]