En el verano de 1975, salió al aire una nueva estación de radio en Cuernavaca, su nombre Radio Nova (Radio Nueva), XHNG en el 98.1 de FM. Esta emisora marcaría a toda una generación de jóvenes morelenses con su programación de música disco, principalmente en habla inglesa.

Su propietario fue Don Romeo Herrera Cevallos, quien en los años cincuenta era dueño de un pequeño negocio de reparación de radios y televisores, y en la época en que iniciaron las televisiones a color realizaba la instalación de las antenas indispensables para su funcionamiento.

Don Romeo conoció en la Farmacia la Mexicana a la que sería su esposa Bertha Hernández Mendoza. Siendo aún novios se enteraron de que el Dr. Vázquez vendía la farmacia “El Tecolote”, en la esquina de Matamoros y Degollado, por lo que se animaron a comprarla, participando como socios. Fue a mediados de los años cincuenta cuando se casaron. Tuvieron 5 hijos, Paco, Romeo, Enrique, Ivonne y Eduardo.

Por el año de 1965 llegó a la farmacia un amigo de Don Romeo, el señor Luis Miguel Santamaría, para preguntarle si estaba interesado en tener una estación de radio propia, ya que tenía un buen amigo en la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) que le podría ayudar a conseguirlo. Don Romeo pensó que no perdía nada, así que, al poco tiempo inició los trámites. Periódicamente tenía que viajar a la Ciudad de México para ver el avance de su gestión, sin embargo, la persona que les servía de contacto en la SCT al poco tiempo dejó de laborar ahí. Don Romeo no se rindió y fue persistente, el trámite para obtener la anhelada concesión le llevó cerca de 10 años. Mientras tanto se fue preparando y fue comprando los elementos necesarios para la puesta en marcha de la estación como: tornamesas, consolas, mezcladora, cartucheras y otros equipos que se utilizaban en esa época. El radio transmisor que compró 3 o 4 años antes de que arrancara la estación era usado, ya que los nuevos eran carísimos. Dicho transmisor provenía de la estación XLA de la Ciudad de México. 

Obviamente en el proceso existieron problemas familiares, ya que se gastaba mucho dinero y la concesión no se la daban, e inclusive salieron al aire otras estaciones como Estéreo Rey.

La hermana de Don Romeo, Estela, rentaba un departamento en un edificio de la Av. Morelos, casi frente a la terminal de los camiones Estrella Blanca y a Don Romeo le gustó ese lugar para instalar la estación, así que le dijo a su hermana si se lo dejaba para la radiodifusora, lo cual aceptó.

Finalmente, la concesión les fue otorgada, así que comenzó la instalación del equipo. Subir el pesado transmisor a un quinto piso fue realmente difícil y todo se realizó con muy poco dinero.

Un día, cuando la estación estaba a punto de salir al aire se le acercó a Don Romeo, Jaime Morales Guillén (que posteriormente sería dueño de Stereo Mundo) para pedirle que le vendiera la estación y le dijo:

- Don Romeo, usted va a fracasar, usted no sabe de este negocio.

A lo que Don Romeo le contestó:

- Si fracaso no importa, yo quiero probar.

Esto debido a que realmente la estación representaba para Don Romeo un anhelo y un hobby.

En el verano de 1975 comenzaron las transmisiones y para realizar los primeros anuncios que advertían que se estaban realizando pruebas el hijo de Don Romeo, del mismo nombre (Romeo Herrera Hernández) los grabó, fueron sus pininos como locutor, ya que posteriormente realizó una larga carrera grabando anuncios para radio y televisión de importantes compañías como Bacardí y Telmex, y actualmente es directivo de una cadena de radiodifusoras en Estados Unidos. Romeo (hijo), además de que hacía varios comerciales para la estación, condujo el programa “Éxitos de Radio Nova” que se transmitía viernes y sábado por la noche y que tuvo una gran audiencia.

Nova tuvo otros locutores como Martha Salinas, mujer con mucha personalidad, siempre muy bien arreglada y con una voz muy dulce. Además de excelente vendedora de publicidad para la estación, entre sus principales clientes tenía a la Comercial Mexicana que recién había llegado a Cuernavaca, y que se convirtió en el principal cliente de Nova.

Surgió también un noticiero que se transmitía al medio día, conducido por Luis Miguel Santamaría (hijo), y que en ese entonces leían las noticias de los periódicos locales. 

El éxito de la estación radicaba en gran medida en el proveedor de discos que tenía Nova, pues se conseguían los éxitos que se estaban dando a conocer al mismo tiempo que en Estado Unidos. Cuando no llegaban estos Don Romeo acudía a comprarlos a la Ciudad de México, en la Zona Rosa en “Discos Suite”, en la calle de Génova No. 20, propiedad de Don Roberto Morales, “bobby morales”, quien se hizo famoso por su ingenio y su legendaria voz en la frecuencia 104.1 de Jazz FM. Un disco Long Play (LP) Nacional costaba en ese entonces unos $45 pesos, mientras uno importado entre $200 y $250 pesos, además de que tardaban entre 2 y 3 meses en llegar a México. Así que en Nova se daba a conocer las nuevas producciones discográficas.

El primer equipo por ser usado se descomponía frecuentemente (después compraron otro), y era reparado por un ingeniero norteamericano. Un día que se encontraba Don Romeo en la estación con el técnico tocaron la puerta, Don Romero abrió y dijo:

- Sí, dígame.

Era un joven treintañero que respondió:

- Buenas tardes, soy José Sosa y vengo a traerle mi disco para ver si me lo puede promover.

Era nada más y nada menos que José José, que acababa de lanzar su disco “Gavilán o Paloma”, pero se encontraba en unas de sus tantas crisis económicas.

Radio Nova era una empresa familiar, en donde participaban activamente los hijos operándola y elaborado la programación. Un día, después de tenerla por cerca de 6 años el señor Herrera le dijo a su esposa: 

-Estos niños ya no van a querer estudiar, así que les voy a quitar el juguetito. 

Así que, a pesar de que la empresa era rentable, decidió venderla en 1981, a un precio realmente bajo. Primero fue adquirida por el señor Julio Velarde, quien en ese entonces era el gerente de Radio Fórmula en la Ciudad de México, y posteriormente la compró “Stereo 100”. Pero esa es la segunda etapa de la historia de Radio Nova, que en otra ocasión se las platicaré. 

Agradezco a Enrique Herrera Hernández por la Información proporcionada.

Por Valentín López G. Aranda / valentinlopezga@gmail.com


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado