En los últimos años en Cuernavaca se ha venido presumiendo el origen de kiosco del Jardín Juárez, adjudicándole la autoría del mismo a Gustave Eiffel, afamado ingeniero civil de origen francés.

Sin embargo, esto no ocurría en tiempos anteriores al 2012, año en que se realizó la última restauración del kiosco durante el gobierno de Marco Adame. Antes, no se hablaba del artista que lo diseñó, ni existían escritos o publicaciones que lo mencionaran.

Tal parece que alguien comentó sin sustento que la obra podría ser de Eiffel, posteriormente lo tomaron como un hecho y lo han venido repitiendo sin razonar, divulgándolo inclusive en la página oficial del ayuntamiento de Cuernavaca.

Tengo varios argumentos para asegurar que Eiffel no es el autor de esa obra:

Primero.- Eiffel se dedicaba principalmente a la construcción de infraestructura ferroviaria como: estaciones de ferrocarril, puentes y grúas. También construyó: iglesias, edificios postales, de almacenes y de oficinas, inclusive estructuras como la que sostiene la Estatua de la Libertad en Nueva York, pero no realizaba trabajos comparables al kiosco de nuestra ciudad.
Puede haber edificios atribuidos a Eiffel que tienen ciertos elementos parecidos a los de nuestro kiosco, como las columnas del Palacio de Hierro de Orizaba, Veracruz, que son solamente elementos decorativos con características de una época y de una moda. 

Segundo.- Eiffel comenzó a construir la torre que lleva su nombre el 28 de enero de 1887 y terminó el 31 de marzo de 1889. Eiffel estuvo ocupado en su país por un poco más de dos años en la construcción de esa torre para la Exposición Universal en París de ese mismo año de 89. 

Cabe señalar que Eiffel no fue el diseñador, fue el constructor. Los diseñadores fueron los ingenieros Maurice Koechlin, Émile Nouguier y Stephen Sauvestre,

El kiosco de Cuernavaca se construyó más o menos en esa época, en Inglaterra, mientras Eiffel construía la torre en París. 

Tercero,. El informe del gobernador de Morelos Jesús H. Preciado 1890-1891 dice en el capítulo “Mejoras Materiales” (pág. 47) “...reposición completa del pavimento del jardín que existe en la plaza de Benito Juárez; colocación en el mismo de un elegante kiosco comprado en Inglaterra, diez y seis bancas de hierro y veinticuatro columnas de lo mismo...”, sin hacer ninguna mención del fabricante o autor de la obra. Así que es inglés, no francés.

Cuarto.- Al comentarle los tres puntos anteriores a mi amigo Mike Gómez, él se dio a la tarea de buscar en el kiosco algún indicio del origen del mismo, encontrando en la base de las columnas una desgastada marca  “A” de una pulgada y alrededor de la misma, formando un triángulo, se alcanzan a ver tres palabras “Foundry”, “Glasgow” y otra ilegible. 

Quizás algunas personas llegaron a  pensar erróneamente que ese sello con la letra “A” correspondía a Alexandre Gustave Eiffel y es por eso que se lo adjudicaron.

Resulta que el fabricante es de Glasgow, Escocia, ahí existió una de las empresas más famosas del mundo dedicada a producir una amplia gama de productos de hierro fundido, principalmente mobiliario urbano decorativo. Su catálogo contenía entre otros: Postes para alumbrado público, frentes de tiendas y balcones, bancas, fuentes, rejas, escaleras, barandales y por supuesto kioscos.  

La empresa se llamó “W MacFarlane & Co”, también se conoció como  Sarracena Foundry, o Possilpark y fue fundada en 1849 por Walter McFarlane.(1817-1885), y llegó a operar hasta 1965. McFarlane fue un importante empleador que proporcionaba trabajo a unas 1,200 personas y uno de los mayores proveedores de hierro fundido decorativo y arquitectónico del mundo. Desgraciadamente muchos de los productos que manufacturó esta empresa en el siglo XIX desaparecieron durante la Segunda Guerra Mundial, ya que se tomaron para ser fundidos, debido a la escasez de metal (hierro) que era necesario para la fabricación de armamento y municiones.

Así pues, nuestro kiosco es un ejemplo de los herrajes de la época victoriana (Reino Unido) y aún es posible encontrar algunos ejemplares producidos por MacFarlane tanto en las islas británicas como en algunas partes del mundo. 

Quinto.- Por último y como aportación del Arq. Juan Antonio Siller, experto en patrimonio cultural, me dijo que Eiffel, en Francia utilizaba el Sistema Métrico Decimal y en Inglaterra se utilizaba el Sistema Anglosajón (pulgadas, pies, etc.). Nuestro kiosco tiene sus medidas en el segundo, por lo que no pudo haber sido construido por Eiffel.
¿Aún creen que el kiosco es de Eiffel?.  

Finalmente, el que sea de MacFarlane y no de Eiffel no lo demerita, sigue siendo una extraordinaria obra de arte del siglo XIX que debemos valorar, cuidar, conservar y disfrutar, pues forma parte de nuestra historia y patrimonio cultural.

El kiosco del Jardín Juárez de Cuernavaca es un ejemplo del mobiliario urbano decorativo de la Época Victoriana en el Reino Unido.
Postal coloreada ca. 1900. Fototeca Valentín López González

Por: Valentín López G. Aranda / valentinlopezga@gmail.com


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado