Cuernavaca, MORELOS.- El “Carousel” se detuvo y la creadora de esta columna, la querida Dorothy Teresa Donovan Gonzalvez de Prats, nos dejó sus maravillosos recuerdos plasmados en las páginas de la historia de Diario de Morelos por mas de 38 años ininterrumpidos, en el que escribía todos los días  más de tres mil palabras diarias.
    Se dice fácil, pero “la labor era titánica”, nos dice con melancolía Mariagna Prats Donovan, hija de Dorothy de Prats, tras la partida de su mami, como le llamaba tiernamente a su progenitora, la señora Dorothy.
   Dorothy, quien fuera columnista de casa editorial, lamentablemente falleció el viernes 23 de diciembre en esta ciudad, y tras su partida deja sinfín de logros personales, y entre los más importantes fueron su apoyo espiritual y material a personas desconocidas para ella, pero que significaron mucho en su vida, pues sus logros fueron con la gente más necesitada, en comunidades alejadas dentro de Morelos, y es que el amor al arte indígena la atrapó y lo hizo parte de ella donde trianguló este arte adquirido y lo llevaba de una comunidad a otra; esto forjó un grande amor por Morelos.
Eva Mariagna Prats Donovan, hija de Dorothy, nos comentó que su mamá fue muy querida dentro de la sociedad cuernavacense por ser tan propositiva, emprendedora, sensible, comprensiva y bondadosa, pues su casa siempre estuvo abierta para todos y ayudó a quien se acercaba ella.
“Mi mamá fue ajonjolí de todos los moles de Cuernavaca, pues con ellos compartió muchos momentos de alegria en esta ciudad donde vivió más de 62 años y se enamoró, a la que  llamaba “Mi Cuernavaca Querida”.
Dorothy Teresa Donovan Gonzalvez murió a los 84 años, nació en Manhattan, Nueva York; sus padres fueron Francis Donovan y Winifer Gonzalvez.
Estuvo casada con Ramón Prats Bentos y sus hijos son Niria, Ramón, Mariagna, Nadala, Antonio y Shum.
En su despedida de este mundo terrenal, nos comentó Mariagna que su madre hizo un tour por la ciudad donde recorrió el Zócalo, pasando por lugares muy signifivos para Dorothy.
Dorothy fue una mujer espiritual y ecuménica que estaba muy comprometida con su comunidad, a la cual ayudó en muchas ocasiones y también  buscaba la innovación del arte indígena y lo plasmaba combinándolo con su conocimiento.
Dorothy era una mujer muy independiente y autónoma, viajó mucho por el mundo, para ella no existían las fronteras, visitó muy frecuentemente China, Portugal, Irlanda, Estados Unidos y España, donde representó orgullosamente a Morelos en eventos diferentes donde fue una voz en el mundo en pro del planeta.
     A  sus lectores en Diario de Morelos, quienes la siguieron durante 38 años,  su hija Mariagna Prats Donovan les da las gracias por la lealtad hacia su madre y dice que sin su póblico no lo hubiera logrado y comenta que “Carousel” fue una columna muy versátil y con principios, fundada en el buen haber de la familia”.
“Sólo queda darles las gracias a ellos por la lealtad hacia mi madre”, asegura, y finaliza comentando que Dorothy nunca les falló y que siempre estuvo comprometida con su trabajo y estuviera donde estuviera ella escribía sus tres mil palabras al día para formar la columna “ Carousel”, pero ahora finalmente su alma descansa en otro mundo astral y Dorothy por fin es libre disfrutando de los placeres del paraíso.

Sepelio. El velorio de Dorothy Prats se llevó a cabo en una agencia funeraria de Avenida Morelos, donde posteriormente su cuerpo fue cremado.

"Siento que perdimos a un gran ser, una persona muy inteligente, sabía escribir, pintaba y era excelente amiga, dejó a mucho hijos y eso me gusta en demasía pues son muy buenas personas.” Socorro Creel Andrade, amiga de Dorothty

"Fuimos amigas muy cercanas, ella y su esposo fueron padrinos de uno de mis hijos, realmente siento esta pérdida y sólo deseo que ahora Dios los tenga en su gloria.” Rosa Creel de la Fuente, comadre de Dorothy  

"Vengo de una familia de actores y soy actriz, y por este medio conozco a la gran Dorothy y para mí fue como una hermana  y una gran mujer, que Dios la bendiga.” Alma Rodríguez de López, amiga de Dorothty

"Para mí Dorothy fue un ícono de esta ciudad y siento que  siempre va a vivir en nuesros corazones, y lo mejor, que ella siendo extranjera se avencindo aquí y quiso muchísimo a esta cudad y eso me enorgullece, fue un gran ser humano.” Rodrigo López Rodríguez, lector y amigo de Dorothy

"Cuando llegué a Cuernavaca ella me recibió en su casa y desde allí nació una enorme amistad, lamento muchísimo esta pérdida irreparable y que Dios la tenga en su reino.” Raquel Munitz, gran amiga de Dorothy

Juntos por fin
Sus cenizas se juntarán con las de su Esposo, por decisión de la familia Prats Donovan.

Sitio
Estarán en un nicho en la capilla ubicada en Río Tamazula, en la Col. Vista Hermosa .

En varias partes
Más adelante, parte de las cenizas serán divididas en Barcelona, Irlanda, Nueva York y Cuernavaca.

Por: Luis Flores Escobedo / [email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...