Cuernavaca, Morelos.- A cuatro meses del desprendimiento que tuvo un muro de contención en el Paso Express, por filtraciones de agua de lluvia a través de una grieta de 30 metros, debido a la falta de mantenimiento de conservación, Capufe no ha resuelto el problema al cien por ciento.

En este tramo, que corresponde a la colonia Antonio Barona, continúa la reducción de carriles, poniendo en riesgo a los conductores que circulan de norte a sur.

Sin embargo, no hay presencia de trabajadores; hay un señalamiento y herramienta que al parecer está abandonada, sin importar el riesgo que provocan a los automovilistas, pues en ese punto a la altura de la colonia Antonio Barona hacia el puerto de Acapulco, se reducen de nueva cuenta los carriles.

Negligencia

En tanto, producto de denuncias de vecinos y usuarios del Paso Express, se realizó un recorrido por el tramo carretero, y se observó que en los carriles de sur a norte supuestamente se están realizando trabajos de mantenimiento.

Esta situación, también ha provocado la molestia y preocupación de los conductores, pues denuncian que continuamente Capufe realiza reducción de carriles, tanto de los centrales como laterales, de una manera riesgosa para los usuarios.

Se constató que efectivamente, trabajadores operan en el tramo carretero, quienes además no cuentan con chalecos de seguridad para orientar a los conductores, ni colocan de manera preventiva los señalamientos, entre otras irregularidades; se observó el peligro y riesgo de accidentes que provocan por esta situación.

Automovilistas y vecinos coinciden en que los últimos accidentes registrados en el Paso Express, aunado al exceso de velocidad ante la falta de operativos, se debe a la falta de previsión y preocupación de Capufe, al realizar su trabajo de rehabilitación y reducción de carriles sin avisar o alertar a los usuarios. 

 

CARLOS SOBERANES
carlos.soberanes@diariodemorelos.com