Una mujer de 87 años de Florida comento a la policía que mató a su nieto discapacitado mediante una dosis fatal de fármacos, explicando que ella está a punto de fallecer y que no habrá nadie más que pueda cuidar de él.

Los detectives de la policía de Bradenton detuvieron a Lillian Parks el domingo para ser sometida a una evaluación y tratamiento médico, comunico el portavoz Brian Thiers en una conferencia de prensa el martes por la tarde.

Joel Parks, de 30 años de edad, vivía con su abuela los fines de semana y en una casa grupal durante la semana. El hombre no era apto de cuidar de sí mismo, dijo Thiers.

La hermana de Joel Parks asistió el domingo al apartamento de la abuela para ver cómo se encontraban y llamó al número de emergencias 911 cuando descubrió que había muerto.

Según el diario Bradenton Herald, el papá de Joel Parks murió y su mamá está separada.

Los investigadores dicen que Lillian Parks probablemente será culpada de asesinato en segundo grado una vez que sea dada de alta. Esperan un informe toxicológico que evidencie las sustancias usadas para matar a Joel Parks.

Thiers dijo que las autoridades no saben cuánto tiempo llevaba muerto el hombre antes de que se descubriera su cadáver. Los investigadores pasaron el martes entrevistando a miembros de la familia.

“Este es un caso difícil para nuestros detectives”, aclaró Thiers. “En parte, nos sentimos mal por una persona que siente que la única opción es quitarle la vida a otro ser humano porque le preocupa mucho su cuidado después de que se haya ido”.

"Por otro lado, este fue un proceso que se pensó y se planificó con cuidado, y ella se llevó una vida humana”, añadió Thiers.