Entre lágrimas y aplausos este miércoles despidieron a Brandon Giovanni Hernández Tapia, el único menor de edad muerto a consecuencia del desplome de la Línea 12 del Metro. Sus restos fueron velados en la colonia Zapotitlán de la alcaldía Tláhuac. Antes de salir de la casa donde creció, Pedro Hernández, padre biológico del menor accedió a ser entrevistando.

Fue muy doloroso cuando me dijo su mamá que estaba muerto, no lo podía creer. Tenía la esperanza de encontrarlo en un hospital solo pensaba no lo quiero encontrar muerto, desgraciadamente lo encontré muerto. Era un niño muy feliz a él le gustaba mucho el fútbol, le gustaba cocinar, pedimos que se aclare esto, queremos justicia", dijo Pedro Hernández, papá biológico de Brandon Giovanni.

Los restos de Brandon Giovanni, descansan en un féretro blanco, fueron velados en la parte baja de una casa en obra donde el propietario les facilitó la cochera pues ellos rentan un pequeño departamento en la parte alta. 

Rodrigo, padrastro de Brandon con quien viajaba en el momento en que el Metro se desplomó, continúa en estado crítico en el hospital general Balbuena.

Los restos de Brandon Giovanni fueron sepultados en el Panteón San Lorenzo.

El cortejo fúnebre pasó sobre la Avenida Tláhuac, junto frente a la zona donde se registró la caída de una trabe de la Línea 12 y el desplome del tren en el que viajaba el menor. 

Brandon se convirtió en la cara de esta tragedia debido a las desgarradoras imágenes de su madre y abuela buscándolo desesperadamente en la zona donde colapsó la vía y en los hospitales de la ciudad. Entre lágrimas, la familia pide una investigación seria que determine responsabilidades.

A Brandon le gustaba cocinar y escuchar rap a todo volumen, pues era su música favorita.