La depresión es uno de los trastornos emocionales que más personas afecta en todo el mundo, pues incluso la Organización Mundial de la Salud (OMS) consideró en 2010 que la patología sería la primera causa de discapacidad que aumenta la tasa de mortalidad en todos los territorios.

Adolescentes y personas de la tercera edad son quienes más sufren síntomas de tristeza, pérdida de interés en sus actividades y cambio de actitudes en sus comportamientos previos. Dichos aspectos también pueden originar dificultades para realizar sus tareas diarias debido a la angustia que constantemente padecen.

La depresión es un problema grave, sin embargo, el 13 de enero se celebra el Día Mundial de Lucha contra la Depresión, fecha que intenta concientizar a la población sobre aspectos que afectan la salud mental así como las consecuencia de no ser tratada a tiempo.

Es muy importante solicitar ayuda en caso de presentar cualquier síntoma del trastorno mental, pues de no hacerlo podría causar fobias, trastornos obsesivos, estrés e incluso impulsos de suicidio. 

Los episodios depresivos pueden ser superados con orientación médica especializada o apoyo del entorno social con el que se relaciona la persona afectada. Cualquier individuo es vulnerable a sufrir la enfermedad, por lo que es conveniente prepararse en caso de que un ser querido la padezca. 

¿Cómo ayudar?

Uno de los aspectos más relevantes es la expresión. La o el afectado debe sentirse en confianza de expresar sus sentimientos para así buscar el apoyo que requiere. 

El diálogo sirve como terapia para que cada parte exponga sus inquietudes respecto a los síntomas detectados. Habla con quien esté pasando por momentos difíciles y hazle saber tu preocupación. 

No cuestionar los sentimientos. Sólo los afectados saben cómo es su sentir y los juicios ajenos podrían incrementar su mal estado de ánimo. 

Buscar ayuda profesional. Acérquese a instituciones especializadas, psicólogos o psiquiatras para tratar los padecimientos. 

Asistir a grupos de apoyo también es una actividad recomendada para aceptar el problema y estar consciente de que ninguno está solo ni es el único que pasa por este tipo de situaciones. 

Principales causas que originan la depresión 

  • Presiones sociales
  • Ruptura sentimental
  • Pérdida de un ser querido
  • Exposición a traumas
  • Exposición a situaciones de mucho estrés 
  • Problemas laborales o desempleo
  • Composición química, genética u hormonal
  • Enfermedades que pueden provocar síntomas depresivos
  • Antecedentes con cuadros depresivos, ya sean personales o familiares