compartir en:

CUERNAVACA, MORELOS.- Cerca de 200 mil pesos mensuales le cuesta al Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de Cuernavaca (SAPAC) la reparación de fugas de agua potable, informó José Pérez Torres, titular del organismo descentralizado del Ayuntamiento capitalino.
El funcionario señaló que este costo perjudica y complica más la crisis económica del sistema operador de agua de la capital del estado, puesto que “tenemos deudas con la CFE, la recaudación, que de aproximadamente del 40 por ciento de los usuarios y otras herencias que impactan negativamente la operatividad”.
Mencionó que debido a que las tuberías y redes de abastecimiento de agua potable de Cuernavaca registran un deterioro mayor por la antigüedad de las infraestructuras y la falta de mantenimiento, el tema de las fugas podría elevarse en pocos años, sino se invierte un recurso importante para sanear el problema.
José Pérez Torres informó que el SAPAC recibe alrededor de 700 a 800 reportes de fugas al mes, de las cuales, sólo se reparan y atienden el 50 por ciento por la situación económica por la que atraviesa el organismo descentralizado de la comuna capitalina.
“Estamos buscando implementar estrategias para reparar las fugas y buscamos mecanismos para no dañar las bombas cuando se trabaja en la reparación”, expresó Pérez Torres, quien dijo que por los trabajos de reparación se tiene que suspender el servicio de las bombas y eso podría traer otro tipo de consecuencias más graves y caras para el organismo.
Reconoció que otra de las razones por las que impiden que se reparen al cien por ciento las fugas es la falta de material.
“Al estar viejas las tuberías constantemente sufren rupturas y eso requiere de una inversión mayor para solucionar el problema de fondo”, señaló el director general del SAPAC.

Operan con limitaciones financieras
La complicada situación financiera que vive el SAPAC le impide atender el 100 por ciento de los reportes de fugas.

700 a 800 reportes de fugas recibe al mes el SAPAC.

50% de los reportes de fugas son atendidos.

En Ahuatlán. La calle Copalhuacán se ha convertido en un riachuelo de aguas residuales, denuncian los vecinos.

Por: Carlos Soberanes / [email protected]