Las mujeres suelen usar compresas, toallas o tampones  durante su periodo o regla; sin embargo, existe una alternativa que resulta más eficiente y se trata de la copa menstrual.

El uso de la copa menstrual es seguro y efectivo. Además, al elegirla sobre otras alternativas más populares, ahorramos dinero y generamos menos residuos. Aquí te decimos cuáles son sus ventajas y desventajas de su uso.
Las copas menstruales representan una alternativa más cómoda, amigable con el medio ambiente e incluso más barata a largo plazo. Con ella podrás olvidarte de ir al baño cada 3 o 4 horas y podrás sentirte segura porque estarás protegida en todo momento.
Quienes han comenzado a usar copita menstrual aseguran que es una gran alternativa no solo para quienes tienen conciencia ecológica, sino también para quienes quieren sentirse menos limitadas cuando tienen el periodo.
Aquí te contamos cuáles son las ventajas y las desventajas de estos artilugios menstruales. i

Ventajas:

Más baratas a largo plazo:

  • Aunque el precio inicial es más caro, ronda los 200 a 400 pesos dependiendo de la marca, a largo plazo se gasta menos que comprando otros productos para la menstruación como toallas o tampones. Según el fabricante de la marca Mooncup, la copa menstrual compensa su precio en cuestión de 6 a 8 meses, pero se puede usar durante varios años.

Más autonomía que un tampón:

  • A diferencia de los tampones, que deben ser cambiados cada pocas horas, las copas menstruales solo necesitan ser retiradas, vaciadas y enjuagadas aproximadamente cada 12 horas, aunque esa recomendación varía entre fabricantes.

No absorbe la humedad vaginal:

  • TSon particularmente útiles cuando el flujo menstrual es poco, porque a diferencia de los tampones, que absorben la humedad vaginal, las copas no resecan la vagina. Por otro lado, al utilizarlas no hay riesgo de desarrollar síndrome de choque tóxico, asociado a los tampones.

Más ecológica:

  • Como es reutilizable, además de no generar basura que contiene plástico, como las compresas y tampones, se ahorra en residuos como envoltorios, cajas y aplicadores.

Más natural:

  • Muchas usuarias destacan que tienen una sensación más natural al utilizar la copa menstrual. “No notas que la llevas”, dice Uxía, que reconoce con un guiño que alguna vez se olvidó de que la llevaba puesta.

Desventajas:

Puede tomar tiempo acostumbrarse a ponerla y a sacarla:

  • Al principio puede resultar un poco incómoda y ser difícil de insertar y retirar. Marta dice que le tomó unos tres meses hacerlo con rapidez y soltura.

Hay más contacto con la sangre:

  • Si eres escrupulosa o aprensiva con la sangre quizás no sea la mejor opción. “Ver la sangre, vaciar la copa, puede darte impresión”, sobre todo al principio, hasta que te acostumbras.

Puede ser más engorrosa:

  • Retirar la copa puede ser algo engorroso, sobre todo al principio cuando no tienes práctica.

Difícil de lavar en baños públicos:

  • Como al vaciar la copa hay que lavarla, necesitas un baño que te permita hacerlo con privacidad. Algunas usuarias dicen que llevan una botella de agua con ellas para poder enjuagar la copa en baños que solo tienen piletas públicas. Otras esperan a hacerlo cómodamente en sus casas, ya que pueden llevar la copa durante muchas horas.