Historias extraordinarias se propagan frecuentemente en la red, lamentablemente la difundida esta semana no es para nada alentadora.

Recientemente se dio a conocer que en la ciudad de Balch Springs, a las afueras de Dallas, una religiosa fue condenada a 99 años de prisión por haberle causado graves daños físicos a un niño dos años que murió en 2015 tras someterlo a un ayuno extremo para intentar sacarle un demonio.

 

De acuerdo con el medio local Dallas News, Aracely Meza, creía que el niño de origen mexicano Benjamín Aparicio estaba poseído por el demonio de la manipulación, por lo que obligó a los padres restringirle la comida.

Tras casi un mes, el pequeño murió de inanición. Sin embargo, la historia acaba ahí, pues la mujer de 52 años intentó resucitarlo durante horas en medio de una ceremonia religiosa.

Pensaba que Dios lo despertaría", confesó durante el juicio.

 

Según una testigo que vivió en la casa donde falleció Benjamín, los progenitores no se atrevieron a denunciar la situación ya que al ser indocumentados temían que las autoridades ordenaran una deportación.

Aunque el caso inició en 2015, fue apenas hace dos días cuando se presentó un video de la ceremonia realizada en aquella ocasión, donde se ve el cuerpo sin vida del pequeño.

El clip sirvió de prueba, además de sentenciarla a cadena perpetua, la mujer deberá pagar una multa de 10 mil dólares.