La llegada de un bebé es uno de los momentos más lindos de la vida de toda familia, y uno de los más abrumadores también. Son muchos los factores a tener en cuenta para estar preparados para el gran día, por ello, detallaremos en este post las recomendaciones que todo padre debe tener a la hora de un buen descanso para su bebé (y por consiguiente, suyo). ¡A tomar lápiz y papel!

Preparativos domésticos y funcionales

¿Tienes la certeza de que la cuna del bebé es segura? Sin duda existe mucha variedad de cunas modernas, sin embargo es importante escoger la ideal para ti y tu niño.

Las cunas que se venden en la actualidad en el mercado deben cumplir con las pautas de seguridad por ley. Sin embargo, un dato importante es nunca perder de vista que sus materiales sean ecológicos y sin contaminantes, esto lo podrás obtener con aquellos productos certificados GreenGuard.

Lo más importante a la hora de escoger la cuna para tu bebé es que brinden seguridad y confort a tu niño. Debes tener en cuenta que la cuna será el lugar donde más tiempo pasará los primeros meses de su vida. Otro elemento importante es buscar barandas ajustables que facilitarán poner a tu niño sobre la cuna.

A la hora de dormir, los mejores consejos: 

  • Mantén las mantas, los peluches, las almohadas esponjosas y los protectores de cuna fuera de ella.
  • Continúa amamantando si es posible.
  • Controla la temperatura alrededor del bebé
  • Vístelo con ropa liviana; manteniéndolo abrigado, pero no demasiado.
  • Queda prohibido fumar en el dormitorio del bebé; de hecho, nunca se debe fumar cerca de él.
  • Asegúrate de que el colchón de tu bebé esté limpio y sobre todo, que quede bien ajustado al tamaño de la cuna (la ropa de cama también debe quedar ajustada).
  • Para los niños mayores de 5 meses, no debe haber gimnasios ni móviles en la cuna.
  • Para los bebés que pueden incorporarse, el colchón debe estar en el nivel más bajo para que puedan levantarse y pararse sin peligro.
  • Puedes envolver a tu bebé. Sin embargo, cerciórate de que tu bebé siempre esté boca arriba cuando está envuelto.
  • Trata de darle un chupón o chupete durante la siesta o en la noche.

Posición para dormir

¿Apoyas el oído cerca de la cabeza de tu bebé para verificar si está bien? No te preocupes, puedes seguir estos consejos para obtener mayor tranquilidad a la hora de su descanso y el tuyo. 

 

El riesgo del síndrome de muerte súbita infantil se reduce mucho después de los seis meses, sin embargo, sigue siendo una buena idea hacer que tu bebé duerma de espalda a cualquier hora que tengan que dormir (siestas o durante la noche). Eso sí, no te sorprendas si no se mantiene en esa posición. Después de los seis meses, es probable que tu niño se mueva durante la noche y también que separe la cabeza de la cama para respirar bien.

 

A algunos padres les preocupa que sus hijos se puedan asfixiar o atragantar durmiendo boca arriba, pero lo cierto es que la anatomía de sus vías respiratorias y su reflejo nauseoso evitan que esto suceda. Incluso en los bebés con reflujo gastroesofágico deben dormir boca arriba.

 

Tu contacto es imprescindible

Los recién nacidos son colocados inmediatamente piel con piel con su madre tan pronto como es posible después del parto incluso para recibir atención médica, por lo menos durante la primera hora de vida esto es un factor fundamental. Luego, (cuando la madre duerma o no pueda practicar la atención piel con piel) los bebés deben ser colocados boca arriba en un moisés. 

 

Un factor clave es el de compartir la habitación al menos por los primeros 6 meses con el recién nacido. Mantener el área (cuna) para dormir del bebé en la misma habitación donde sus padres duermen es importante ya que reduce el riesgo del síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL) hasta en un 50 %, y es mucho más seguro que compartir la cama. Además, compartir la habitación facilitará alimentar, tranquilizar y cuidar a tu bebé.

 

No recomendamos compartir la cama con él ya que existen ciertas situaciones que hacen que el compartir la cama sea muy peligroso. Incluso es un buen consejo nunca poner a tu bebé a dormir en un sofá, sillón, silla o butaca/asiento. Estos lugares son sumamente peligrosos para que tu niño duerma. 

 

Por último y no menos importante, es imprescindible hacer hincapié en amamantar como pieza fundamental de la crianza de un bebé. Los niños amamantados corren menos riesgo del SMSL. La American Academy of Pediatrics (AAP) recomienda la lactancia materna como la única fuente de nutrición para un bebé durante aproximadamente seis meses.

 

No lo olvides, mantener a tu bebé seguro cuando duerme es crucial para su bienestar y tu tranquilidad y por consiguiente, la tuya. Guíate por los consejos de los expertos y ¡descansa tranquila con tu elección!