compartir en:

Cuatro naves aéreas surcaron sobre el cielo, en el cerro del Tepozteco, hace apenas un par de meses, cuando los bosques y la fauna se vieron amenazados, ya que un incendio se extendía y los amenazaba, por ello la premura por apagar el fuego.
“Pero cémo hacerle frente a este gigante monstruo de mil cabezas”, dijo uno de los combatientes que luchaban por apagarlo. De pronto, un potente motor se oyó desde el cielo, era un gran helicóptero de la Marina, y luego arribaron otros dos, de la Policía Federal y al final llegó otro, proveniente del Estado de México.
Las cuatro potentes aeronaves lucharon por varios días para sofocar el gran incendio, en maniobras de alto riesgo que al final valieron la pena.

Fotos y texto: Luis Flores / DDM