compartir en:

Yautepec, Morelos.-  Cocoyoc es uno de los poblados más importantes dentro del municipio de Yautepec, el lugar cuenta con gran arraigo de costumbres y tradiciones, lo alberga gente con raíces en esa tierra, y son visibles sus inmuebles históricos.
 Su nombre de origen náhuatl describe a esta localidad como “Lugar de coyotes”, por ello la escultura que se encuentra en la entrada de la Hacienda de San José, la cual está representada con un animal de este tipo, y debajo la palabra entre cortada “Cocoyoc”.
 Dentro de su notable patrimonio cultural se encuentran los acueductos, más conocidos como ‘arcos de piedra’, los cuales datan de principios del siglo XIX, que fueron creados para traer agua de fuentes cercanas para riego y con ello mover una rueda que formaba parte de la nueva maquinaria para la refinería de azúcar.
 Entre sus haberes, se encuentra la famosa Ex hacienda de Cocoyoc, la cual fue transformada en una Hacienda Resort privada; según la historia, entre los siglos XVII y XVIII llegó a ser una de las haciendas más importantes del país, ante esto, fue declarada como monumento histórico por el Instituto Nacional de Antropología e Historia.
 
La Hacienda, que fuera bautizada como San José Cocoyoc, comienza su historia en el año 1600 y posteriormente, cerca de 1614 se instaló un molino de caña movido por caballos; en 1698 la hacienda tenía 148 hectáreas de riego, casa, capilla, el trapiche y otras construcciones. Durante el siguiente siglo la hacienda vino a ser de las 12 plantaciones productoras de azúcar más importantes de la república.
 Ya para los años 1900, cuando la revolución terminó, la Hacienda Cocoyoc quedó reducida por la distribución de sus tierras entre los granjeros y campesinos y lo que restaba, 68 hectáreas fue adquirido en 1957 por el señor Paulino Rivera Torres, quien convirtió esta propiedad, unas 28 hectáreas, en un hotel de lujo al que denominó “El Paraíso de América”.
Allí mismo, dentro del poblado de Cocoyoc, se encuentra la Parroquia Cristo de la Expiración, donde los habitantes feligreses acuden a sus instalaciones. Es desde la noche anterior al primer día del mes de Enero, cuando se organiza una velada en el atrio, una Banda de Viento ameniza el momento y son lanzados al aire cohetones que anuncian la víspera de la fiesta.
Cuentan los pobladores que por la mañana del Primero de Enero se siguen lanzando cuetes dando por iniciadas las festividades, y se prepara la misa en la capilla, con el Señor de la Expiración, del que se dice vino de Oaxtepec y se quedó en Cocoyoc, de donde no ha querido salir más; para el mediodía se realizan Primeras Comuniones y una procesión por el lugar.
Posteriormente en el atrio, se presentan Danzas Aztecas y de Vaqueritos, con grupos llegados de lugares como Casasano, Cuautlixco y el propio Cocoyoc. Al día siguiente, por la noche, se efectúa una magna procesión, esta vez por las calles de la localidad.
 Durante los días de fiesta, en las calles aledañas a la capilla, se instalan juegos mecánicos y puestos de alimentos, artesanías y ropa. Esta fiesta tradicional tiene más de setenta años organizándose.

Fiesta del Señor de la Expiración...
Desde la noche anterior al primer día del mes de Enero, se organiza una velada en el atrio de la Capilla de Cocoyoc, durante la cual una Banda de Viento ameniza el momento y son lanzados al aire cohetones que anuncian la víspera de la fiesta.

En Cocoyoc
Su nombre de origen náhuatl describe a esta localidad como “Lugar de coyotes”.

Cocoyoc es una localidad perteneciente al Histórico municipio de Yautepec, en el Estado de Morelos.

Tiene colindancias con el centro de Yautepec al poniente y Cuautla, al oriente; con el pueblo de Oaxtepec por el norte.

Su población actualmente supera los 8,000 habitantes.

Fue fundado por los tlahuicas hacia el siglo XI, mucho antes de que los aztecas llegaran al Valle de México y que desde su capital Tenochtitlán, dominaran toda la región.

Después de la conquista española, Cocoyoc formó parte del territorio de Hernán Cortes, quién consolidó sus derechos sobre las regiones casándose con Isabel, hija de Moctezuma II, quien gobernaba a los aztecas.

La Hacienda de San José Cocoyoc tiene su historia que comienza en el año 1600 y posteriormente, Elvira Ruiz, descendiente de Isabel, vendió tierras para cultivo en Cocoyoc.

A principios del siglo XlX su importancia creció con la instalación de nueva maquinaria y una rueda hidráulica en la refinería de azúcar, trayendo el agua de fuentes vecinas por un acueducto que aún está en servicio.

Por: Guillermo Tapia / [email protected]