A finales del 2017, tras terminar contrato con el Orlando City,  Kaká estuvo cerca de jugar en un equipo de la Liga MX para el Clausura 2018, pero su retiro evitó su llegada. No reveló el nombre del equipo.