Londres.- Manchester City y Liverpool empataron 2-2 y la Premier League sigue viva, con Pep Guardiola un punto por encima de Jürgen Klopp y 7 jornadas por delante.

Kevin de Bruyne cogió la pelota en 3 cuartos, regateó a Fabinho y remató, con la fortuna de que tocó en Matip y el balón superó a Alisson, al 5’.

El City golpeó primero con un ritmo aplastante, pero la ventaja le duró 8 minutos. Con Thiago descongestionando balones en el medio, Andy Robertson cruzó la bola al área, Alexander-Arnold la acomodó y Diogo Jota empató.

La presión de los celestes era insoportable para el equipo de Klopp, que estaba desdibujado en defensa. Rondaron los de Guardiola el segundo con un remate a la media vuelta de De Bruyne que rozó un poste y con un disparo de Cancelo al lateral de la red.

Tuvo que ser el lateral portugués, en su faceta de pasador, el que generase el 2-1 con un centro a la espalda de la defensa en el que Alexander-Arnold perdió la marca de Gabriel Jesús. El brasileño entró solo en el segundo palo y levantó la pelota por encima de Alisson; era el 36’.

El City tenía una marcha más, estaba desarticulando al Liverpool, un equipo que llevaba diez victorias seguidas. 

Pitó el árbitro el inicio de la segunda parte y a los 50 segundos Salah vio un hueco entre los centrales y filtró la pelota para que Mané definiera delante de Ederson.

Con el paso de los minutos, el City vio que el empate no era malo y le permitía guardar la ventaja de un punto y que la liga se decidiera por terceros.

Pudo acercarse a ella mucho más, en un gol de Sterling que invalidó el VAR, en una falta a un palo de Mahrez en el tiempo añadido y en una vaselina del argelino en el último segundo, pero el 2-2 permaneció.


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado