Ana María Colín y Salvador Bravo llevaron a su pequeño hijo a la pila bautismal de la Parroquia de María Madre de la Misericordia, por lo que  invitaron a sus seres queridos y más cercanos a este significativo acontecimiento.
Como padrinos eligieron a Georgina Bravo y Javier Lechuga, pues Ana María y Salvador confían en que estarán  en todo momento al pendiente de su hijo y lo guiarán por el camino del bien.
Después de la celebración eucarística los invitados se trasladaron al lugar en donde se llevó a cabo un brunch, el cual constó de antojitos mexicanos como taquitos de barbacoa, consomé, quesadillas y tlacoyos, todos preparados al momento. Los asistentes compartieron anécdotas y pasaron un momento agradable con música en vivo, a cargo de una cantante bohemia; más tarde, niñas y niños disfrutaron  una divertida albercada.

Brenda Camacho
sociales@diariodemorelos.com